Boca y Huracán chocaron con sus realidades

Deportes

Boca y Huracán igualaron 0-0 en el estadio Tomás Ducó, resultado que refleja lo que hicieron dentro de la cancha, en un partido correspondiente a la 18° fecha del torneo Apertura.

El encuentro se ajustó a la realidad de ambos en el segundo semestre del año, donde el local no consiguió el rendimiento que supo tener con Angel Cappa, ahora de la mano de Héctor Rivoira, y el equipo visitante sumó incógnitas para el futuro.

El entrenador de Boca, Alfio Basile, optó por Nicolás Gaitán para acompañar a Martín Palermo, que superó su peor marca de minutos sin convertir, en una dupla ofensiva que no se conectó en la tarde de Parque Patricios.

Palermo pasó, a los 32 minutos de este partido, los 682' sin convertir goles que desde 2004 marcaba su propio récord negativo de sequía goleadora. Aunque parezca reiterativo el concepto de que Boca siente la falta de Juan Román Riquelme, esto se acentúa fecha tras fecha con el nivel de Federico Insúa, que no es el mismo al de su ciclo anterior en el club de la Ribera.

Insúa tampoco encontró el mejor socio en Guillermo Marino, quien no marcó diferencias y su ritmo fue más lento que el del resto de sus compañeros. Huracán, con mucho menos rodaje por haber cambiado de entrenador hace dos fechas, pudo irse al descanso en ventaja.

A los 26' una habilitación de Rodrigo Díaz para Pablo Jerez terminó con un remate cruzado y bajo del lateral derecho que no pudo llevarse por delante Leandro Benegas, el único delantero que presentó Huracán.

En los pies de Rodrigo Díaz, con intermitencias, estuvo lo mejor del local en la primera parte, y fue el ex Lanús e Independiente quien desperdició otra chance a los 33 minutos, pero su remate pegó en el costado derecho del arco defendido por Roberto Abbondanzieri.

Sobre el final del primer tiempo, donde reinó la paridad más allá de las chances de Huracán, Benega resolvió mal ante la salida del uno visitante. Tan flojo fue el rendimiento de Insúa que Basile aprovechó una molestia en su aductor derecho y dispuso el ingreso del juvenil volante por izquierda Nicolás Colazo, pasando Marino a la función de enganche.

Gaitán le pegó de lejos, a los 52, y la pelota fue derecho a las manos de Gastón Monzón, en el primer remate franco al arco de Boca, aproximaciones sin consecuencias del primer tiempo al margen.

El equipo de Parque Patricios no fue el mismo que el de los primeros 45 minutos y le cedió la pelota a Boca, pero tuvo a los 55 en los pies de Benega otro mano a mano que resolvió bien Abbondanzieri, que se mostró seguro a contramano de las flaquezas defensivas de su equipo.

Gaitán sorprendió a los 66 minutos, con un pase profundo a Colazo, que definió cruzado y la pelota pasó a centímetros del palo izquierdo de Monzón. Hasta el final, Boca fue sin ideas ante un Huracán que eligió acomodarse para el contragolpe haciendo figura a su arquero, que se cansó de descolgar centros que iban a la cabeza de Palermo.

El árbitro Patricio Loustau tuvo poco trabajo y sus decisiones no influyeron en una época donde el referato se halla bajo la lupa. Así se fue el encuentro, con más dudas que certezas para Basile, mientras los dirigentes de Boca hablan con el manager Carlos Bianchi sobre refuerzos, y Huracán, por su parte, está en plena etapa de transición con Rivoira.

Dejá tu comentario