Del Potro se bajó del dobles, pero insistió en que "sería raro no tener dolores"

Deportes

El tandilense Juan Martín Del Potro se bajó este sábado del partido de dobles que debía disputar por la primera rueda del Masters 1000 de Miami por un dolor en la muñeca, aunque por la noche publicó una extensa carta en la que expone que dichos síntomas son propios de la rehabilitación y que deberá tener "paciencia".

La noticia fue confirmada por Federico Delbonis, quien iba a ser su compañero en el duelo frente al austríaco Alexander Peya y el alemán Philipp Petzshner.

Luego de perder en el single de la tercera ronda ante el búlgaro Grigor Dimitrov, Delbonis contó que "antes de mi partido me dijo que le dolía la mano y que no se encontraba al 100% para jugar".

"Me comunicó que le molestaba la muñeca. Hay situaciones en las que solamente hay que apoyar. No voy a obligar a nadie a hacer nada que no puede. Ojalá que el dolor sea algo generado por el desgaste de jugar estos torneos y nada más, y que muy pronto esté dentro de la actividad", dijo.

En su derrota del viernes ante Horacio Zeballos, Del Potro sintió molestias en la mano que recibió tres cirugías y fue atendido por un fisioterapeuta, aunque pudo terminar el match.

En la conferencia de prensa post partido, el tandilense minimizó el hecho y le atribuyó las dolencias a parte del proceso lógico de rehabilitación, algo que repitió este sábado al publicar una extensa carta en sus redes sociales.

El campeón del US Open 2009 alegó que "cuando anuncié mi regreso les pedí paciencia, y yo soy el que nunca debe perderla. En febrero les comenté que volvía para entrenarme y seguir la rehabilitación en los torneos. En esa etapa estoy".

"El proceso de rehabilitación sigue y es largo. La mano marcha como tiene que ir. Sería raro no sentir dolores. A veces más, a veces menos. Son cuatro años de este problema, es imposible pretender recuperarme en un mes", explicó.

A continuación, el texto completo publicado en sus cuentas de Facebook y Twitter:

"Antes que nada, les agradezco de corazón los mensajes de apoyo y las preguntas sobre mis próximos pasos.

Como comenté ayer a la prensa, es normal tener más altibajos e irregularidades que un buen juego. Recordarán que cuando anuncié mi regreso les pedí paciencia, y yo soy el que nunca debe perderla. En febrero les comenté que volvía para entrenarme y seguir la rehabilitación en los torneos. En esa etapa estoy.

El proceso de rehabilitación sigue y es largo. Como a ustedes, a mí también me sorprendió el nivel mostrado y algunos resultados hicieron que la expectativa crezca. La mano marcha como tiene que ir. Seria raro no sentir dolores. A veces más, a veces menos. A veces más fácil de soportar, a veces un poco más difícil y en especial si hay humedad. Son cuatro años de este problema, primero con infiltraciones y luego con operaciones y apenas un puñado de torneos jugados en dos años. Es imposible pretender recuperarme en un mes.

Mi mayor dificultad soy yo mismo. No es importante el tenis sino soportar el esfuerzo mental y físico que hago para conseguir jugar. El objetivo es recuperarme del todo para poder estar sano. Tengo que pasar por esto y superarlo.

El balance de esta gira es positivo y me pone contento. En un momento pensaba que como iba a jugar tres torneos serían sólo tres partidos de singles. Terminé jugando ocho y dos de dobles. No es solamente lo que pasa en los partidos. Por ejemplo, antes de Delray Beach no podía entrenarme con los mejores jugadores y hoy lo hago casi a la par de ellos, con dos turnos por día. Siento que desde febrero levanté dos o tres niveles en cuanto a ritmo e intensidad.

La recuperación no es lineal pero las piedras más grandes ya las salté y siento que estoy cada vez más cerca del objetivo. En pocos días volveré a entrenarme para preparar la gira de polvo de ladrillo. Hace cuatro años que no hago una gira en polvo, será otro desafío. También definiré incorporaciones a mi equipo de trabajo.

De nuevo, muchas gracias por leer y les mando un fuerte abrazo.
"

Dejá tu comentario