14 de junio 2016 - 11:38

LeBron e Irving eclipsaron a los Warriors y le dieron otra vida a Cleveland

LeBron e Irving marcaron 41 puntos cada uno.
LeBron e Irving marcaron 41 puntos cada uno.
Cleveland Cavaliers venció anoche a Golden State Warriors, el actual campeón, por 112 a 97, como visitante, acortó la serie final a 2-3 y el jueves habrá sexto partido en la definición de la liga estadounidense de básquetbol (NBA).

El partido se jugó en el Oracle Arena de Oakland entre los últimos finalistas de la NBA (ganó Golden State por 4 a 2, en la pasada temporada).

El próximo jueves la serie continuará en Cleveland y en caso de un nuevo triunfo de los Cavaliers, el domingo se disputará el decisivo encuentro, en Oakland.

En Cleveland se destacaron el alero LeBron James (41 puntos, 16 rebotes y 7 asistencias) y el base Kyrie Irving (41 puntos, con 17-24 en tiros de campo).

Además, es la primera vez en una final de la NBA que dos compañeros de equipo anotan al menos 40 puntos cada uno.

En Golden State el escolta Klay Thompson anotó 37 puntos (6-11 en triples), y el base Stephen Curry aportó 25 unidades.

En el elenco perdedor no jugó Draymond Green, suspendido por un partido por incidentes con James en el cuarto partido.

Los dos equipos comenzaron el juego con una alta efectividad en tiros de tres puntos y el local entró rápidamente en problemas con las faltas personales (al promediar el periodo estaba en penalización).

El entrenador de los Warriors, Steve Kerr, rotó mucho el equipo desde el comienzo (nueve jugadores en la cancha) y Cleveland se solventó en ofensiva con James (12 puntos) y J.R Smith (10), para cerrarse el parcial 32-29 en favor del dueño de casa.

En el segundo segmento aparecieron dos figuras distintas en el partido: el escolta Klay Thompson (26 puntos, con 6-8 en triples en la primera mitad) en Golden State y el base Kyrie Irving, en Cleveland, con once unidades en el parcial.

Con James muy activo en la ofensiva en la primera mitad (25 puntos, con 10-17 en tiros de cancha y nueve rebotes) y un apagado Curry en el segundo parcial, con sólo tres puntos, se fueron al descanso empatados en 61.

Los 122 puntos combinados en la primera mitad marcaron el número más alto en ese tiempo de juego en una final desde la serie entre Los Angeles Lakers y Boston Celtics en 1987 (131, en la segunda final).

Después del descanso, Irving y James siguieron certeros en el ataque del visitante, Golden State sólo contaba con la puntería de Thompson, pero sufría varias pérdidas de pelota y Cleveland se despegó a diez (85-75), la ventaja más amplia hasta ese momento, cuando quedaban cuatro minutos en el capítulo

Golden State entró en confusión total en la ofensiva, Cleveland lo sometió con una defensa eficaz en ese tramo del partido y comenzó el último parcial con ventaja visitante por 93 a 84.

En el último parcial se vio lo peor en el ataque de los dos equipos, Cleveland mantuvo hasta la mitad del mismo la ventaja (102-92) ante un frustrado Golden State que intentaba salvarse con arrestos individuales.

Todo atisbo de reacción del local fue sofocado por la buena defensa y la noche casi perfecta en ataque de Irving, la máxima figura del ganador, que se ilusiona con empatar la serie en su casa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar