Sobre el final, se le escapó el partido a Estudiantes

Deportes

Estudiantes no pudo sostener el empate en Porto Alegre y perdió 1-0 ante Inter en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores de América. Un gol de cabeza del uruguayo Gonzalo Sorondo a tres minutos del final le dio la fundamental victoria ante el campeón defensor del certamen.

Cuando los platenses cuidaban el cero en su arco y atacaban poco producto del cansancio por la doble competencia que disputan, Sorondo anticipó a Leandro Desábato e hizo delirar a todo el Beira Río que, si bien sabe que la diferencia no es amplia, viajará con mayor tranquilidad para el partido revancha el jueves próximo, en cancha de Quilmes.

El encuentro comenzó con un ritmo intenso, con los dos equipos respetándose demasiado en una lucha igualada en la mitad de cancha, que de vez en cuando propiciaba alguna ocasión aislada, con escaso peligro para cualquiera de las porterías por los fuertes marcajes.

Las mejores ocasiones de la primera etapa llegaron en sendos tiros desde fuera del área, el primero de ellos, un derechazo de Enzo Pérez que pasó muy cerca del travesaño y que tuvo respuesta en un tiro alto de Alecsandro.

El partido fue entrando en el terreno que Estudiantes prefería y perdiendo intensidad. Los locales seguían sin poder superar la mitad de cancha de la visita y el tiempo corría sin situaciones de riesgo para el arco defendido por Agustín Orión.

El respeto seguía en el segundo tiempo y las situaciones de gol se hacían extrañar. Andrés D´Alessandro muy bien cubierto por mediocampistas y defensores, al igual que Pablo Guiñazú, los ejes de la creación en el conjunto brasileño.

Por eso el técnico uruguayo Jorge Fossati intentó darle más velocidad a su equipo y le dio entrada al joven Taison, que se movió bien y acercó con más peligro a Internacional al área de Estudiantes.

No obstante, los de Porto Alegre no conseguían llegar con peligro e inquietar al ex arquero de San Lorenzo que fue casi un espectador más, al igual que Roberto Abbondanzieri en el otro extremo del campo.

Cuando ya parecía que el partido iba a terminar en tablas, a tres minutos del final, Gonzalo Sorondo consiguió romper la monotonía con un anticipo de cabeza tras un tiro libre de Andrezinho, que abrió el marcador y cambió todos los planes de Estudiantes de cara a la revancha del jueves en el estadio de Quilmes.

Ahora a Internacional le alcanzará con no perder en Argentina para llegar a las semifinales y esperar por el ganador de Cruzeiro y Sao Paulo, que en la ida ganó 2 a 0 como visitante. Por su parte, Estudiantes en el medio, deberá definir nada más y nada menos que el torneo local. Enfrentará a Colón, en Santa Fe el domingo a las 16 horas y luego sí, podrán pensar solamente en el partido revancha que marcará el futuro Pincha. El último campeón no se rinde y va por todo.

Dejá tu comentario