Argentina sigue mal en el índice de competitividad: inflación y corrupción, los principales escollos

Economía

Según un estudio de World Economic Forum, los factores más problemáticos para hacer negocios en la Argentina son, en primer lugar, la inflación, seguido por la corrupción y la inestabilidad de las políticas. Las normas en materia laboral, el acceso al financiamiento y las regulaciones impositivas son otros de los aspectos mencionados. Debido a estos motivos, el país se ubicó en el puesto 85 en el índice de competitividad que elabora el WEF en base a la consulta a más de 14.000 líderes empresariales en 142 países.

El Informe de Competitividad Global 2011-2012 señala que Chile - que ocupa el puesto 31 del ranking mundial - sigue siendo la economía más competitiva de América Latina y del Caribe.

Al ocupar el puesto 85, la Argentina se ubica por debajo de Puerto Rico (35), Barbados (42), Panamá (49), Brasil (53); México (58); Uruguay (63) y Perú (67). A pesar de no estar muy bien ubicada, el informe resalta que en términos de competitividad, Argentina subió dos posiciones en este ranking que se realiza todos los años, pero México lo hizo en hasta ocho posiciones y mayores mejoras corresponden a Perú, Bolivia y Brasil.

Suiza, Singapur y Suecia ocupan los primeros puestos del ranking, en tanto los Estados Unidos continúan transitando una tendencia descendente que comenzó tres años atrás, cayendo un lugar para ubicarse en el puesto 5.

El indicador contempla 12 categorías -los pilares de la competitividad- que, de manera conjunta, ofrecen un panorama integral de las perspectivas de competitividad de cada país. El Indice de Competitividad Global toma en cuenta los siguientes factores: las instituciones, la infraestructura, el entorno macroeconómico, la educación primaria y salud, la capacitación y la educación superior, la eficacia de los mercados de bienes y laboral, el desarrollo del mercado financiero, la disponibilidad tecnológica, el tamaño del mercado, la sofisticación empresarial y la innovación.

Las categorías en las que la Argentina se encuentra mejor ubicada son el tamaño de su mercado, ya que ocupa el puesto 24 (siempre sobre 142 países), la educación superior y entrenamiento de sus recursos humanos (puesto 54) y la salud y educación primaria de la población (56). La peor calificación corresponde a la eficiencia del mercado de bienes (puesto 137), seguida de la situación institucional (134), la eficiencia del mercado laboral (131) y el desarrollo del merado financiero (126) .

El informe señala que las dos economías regionales más grandes de América Latina mejoran su competitividad: Brasil gracias a un entorno empresarial sofisticado y un extenso mercado interno; y México por sus sólidas políticas macroeconómicas. El World Economy Forum recomienda que "los países de la región deberán centrarse cada vez más en abordar el desafío de la innovación a medida que sus economías continúan creciendo y avanzan hacia mayores cuotas de desarrollo". Asimismo, advierte que "el deterioro de las condiciones de seguridad afecta la competitividad de América Central al aumentar el costo de hacer negocios".

En el mundo, los países de las regiones norte y oeste de Europa dominan los 10 primeros puestos: Suecia ocupa el puesto tercero, Finlandia el cuarto Alemania el sexto, Países Bajos el séptimo, Dinamarca el octavo y Reino Unido el décimo. Japón, con la posición novena, sigue siendo la segunda economía asiática, a pesar de haber caído tres lugares desde el año pasado.

Con relación a los EEUU, el trabajo señala que además "de las vulnerabilidades macroeconómicas, que siguen aumentando, algunos aspectos del desarrollo institucional de Estados Unidos siguen generando preocupación entre los líderes empresariales, especialmente, en lo que respecta a la poca confianza en los políticos y a las preocupaciones por la ineficiencia del Gobierno".

El dato positivo, que rescata el trabajo es que "los bancos e instituciones financieras se están recuperando por primera vez desde la crisis financiera y se los considera algo más sólidos y eficientes".

En Europa, Francia cae tres lugares hasta alcanzar el puesto18 y España y Grecia ocupan el 90. "Las reformas para la mejora de la competitividad tendrán un rol clave en la revitalización del crecimiento en la región y hacer frente a los desafíos centrales: la consolidación fiscal y el persistente desempleo", sostiene el reporte.

"Después de varios años difíciles, se observa una recuperación incipiente de la crisis económica, aunque esta recuperación se ha distribuido de manera muy desigual: gran parte del mundo en desarrollo todavía muestra un crecimiento relativamente importante, a pesar del riesgo de sobrecalentamiento, mientras que las economías más avanzadas continúan experimentando una lenta recuperación, desempleo persistente y vulnerabilidad financiera, sin perspectivas claras de mejora", comentó Klaus Schwab, fundador y Director Ejecutivo del World Economic Forum.

Xavier Sala-i-Martin, profesor de economía de la Universidad de Columbia, EEUU, y coautor del informe, agregó: "Entre las preocupaciones recurrentes en cuanto al panorama económico global, los responsables de la política no deben perder de vista los aspectos fundamentales de la competitividad a largo plazo. Para que la recuperación sea más sostenible, las economías emergentes y en desarrollo deben garantizar que el crecimiento se base en las mejoras de productividad".

Dejá tu comentario