Los descoloca el trabajo en negro. Es obvio

Economía

Crearon una Subsecretaría de Fiscalización del Trabajo y Seguridad Social dedicada a vigilar desde el gobierno el "empleo en negro" que llega casi a la mitad de la masa laboral y que se incrementa por la avalancha de fallos judiciales adversos a las empresas, aunque algunos suenan disparatados, y la ofensiva de leyes antiempresas que el personero de "los Moyano", el diputado Héctor Recalde, saca con facilidad y complacencia oficial.

Ante los altos índices de trabajo en negro, el ministro Carlos Tomada anunció ayer la creación de la Subsecretaría de Fiscalización del Trabajo y la Seguridad Social, como parte de un conjunto de iniciativas -poco creativas por cierto- para combatir el empleo informal.

«Sucede que cuatro de cada diez empresas tienen empleados en negro, y la mayoría ni siquiera puede registrar a sus trabajadores porque no están inscriptas como empleadores», reveló Tomada.

Los datos surgen de inspecciones realizadas durante 2005 en 134.021 establecimientos privados del país, en el marco del Plan Nacional de Regularización del Trabajo. De ellos 38% presentó irregularidades en la inscripción de sus empleados.

Al frente de la subsecretaría fue designado Julio Casavelos, un ex gerente de Fiscalización de ANSeS y de la Auditoría General de la Nación. Y entre las medidas anunciadas ayer, Tomada adelantó que próximamente entrará en vigencia un régimen para simplificar el trámite de inscripción de empleados y que impulsará ante el Congreso la sanción de una ley que introduzca «nuevos mecanismos de registración para el empleo rural» (en referencia al proyecto de corresponsabilidad gremial que sustituye aportes mensuales de los trabajadores del campo con otro tipo de cobro dependiendo de la estacionalidad del trabajo que realicen).

El ministro, a quien acompañaron en la rueda de prensa la secretaria de Trabajo, Noemí Rial, dijo que «el crecimiento económico debe ser para todos y a eso se llega cada día con menos trabajadores no registrados».

«Muestra de que las inspecciones funcionan es que 38% de los empleados en negro que detectamos en el último año, se regularizó», señaló Casavelos.

Tomada destacó en esa línea que cuando asumió su cargo, el ministerio tenía 25 inspectores y ahora cuenta con «800 profesionales con alta capacitación». «Ello posibilitó que actualmente de cada 100 empleos que se crean, 85 sean en blanco y sólo 15 en negro, cuando en 1996 la proporción era de 4 a 96», señaló. Si fuera cierto, las empresas hubieran blanqueado más personal, no sólo los nuevos.

Los funcionarios señalaron además que entre mayo de 2003 y marzo de este año, la cantidad de trabajadores que aportan efectivamente al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones creció 32%, de 3,87 millones a 5,12 millones.

Rial reveló que de 17.605 expedientes resueltos, 3.046 resultaron en la absolución de los empleadores y otros 14.559 determinaron multas por un monto global de $ 23,48 millones. Y aclaró que a 15% de los empleadores se le redujo las multas por haberse presentado voluntariamente a regularizar la falta de inscripción de sus trabajadores.

Uno de los próximos objetivos es repetir este invierno, el Operativo Turismo que se realizó en el verano pasado.

Casavelos detalló que durante el último verano se inspeccionaron 10.645 establecimientos (hoteles,restoranes, agencias de viaje, inmobiliarias y otros comercios) en zonas turísticas de todo el país, entre los que se detectaron 42% de casos con irregularidades.

Anunció que la idea para esta temporada es fiscalizar 10.740 establecimientos, para lo que se destinará a 450 inspectores. Rial agregó que el objetivo del ministerio es llegar a 200.000 establecimientos inspeccionados durante este año, lo que permitirá totalizar unos 700.000 desde el comienzo de la gestión de Tomada.

Dejá tu comentario