9 de noviembre 2016 - 00:45

Alarma fuerte desvalorización de YPF por u$s2.400 millones

• LA PETROLERA INCLUYÓ UN ABRUPTO DETERIORO DE ACTIVOS EN EL BALANCE DEL TERCER TRIMESTRE
La medida contable se justifica en la baja del 6% en el valor local del petróleo. Pero revelaría una interna política por la aplicación de otra suba de combustibles.

Juan José Aranguren y Miguel Gutiérrez.
Juan José Aranguren y Miguel Gutiérrez.
YPF incluyó en el balance del tercer trimestre, difundido ayer, una desvalorización de activos por $36.200 millones, alrededor de u$s2.400 millones, que equivale a una disminución del 11,5%. Como consecuencia de esa decisión, el ejercicio arrojó una pérdida neta de $30.256 millones.

La empresa justificó el cargo negativo por deterioro de propiedades, planta y equipo, "por una reducción esperada del precio del petróleo comercializado en el mercado interno juntamente con la evolución del comportamiento estimado de los costos en función de variables macroeconómicas y el comportamiento operativo de los activos".

Así, la conducción de YPF a cargo de Miguel Gutiérrez está diciendo que se vio obligada a reducir la valorización de los activos en una sola vez porque en agosto el Gobierno decidió una rebaja del 6% en el precio del petróleo en el mercado interno, a aplicar en 3 cuotas mensuales, por la imposibilidad política de aplicar aumentos en los combustibles y porque tiene la expectativa de que los valores locales se alinearán con los internacionales en un plazo mucho más breve que los dos años calculados al asumir la administración de Mauricio Macri. Por eso toma el barril de crudo a u$s59,9 con una caída del 12,9% con relación a igual trimestre del año anterior.

Además, al aplicar en un solo paso la desvalorización de los activos, la conducción de YPF puede buscar marcar diferencias con el Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, y con la decisión política de acelerar la aplicación de los precios internacionales en el mercado local. Pero la medida contable también conspira contra el valor de YPF, que ayer, antes de conocerse el balance, ya tenía en el mercado de Nueva York una exigua capitalización bursátil: u$s6.530 millones. Además, juega en forma adversa el efecto sorpresa, ya que según un sondeo de la agencia Reuters, los analistas esperaban una pérdida de u$s248 millones.

Las perspectivas son además desalentadoras. Con precios locales en línea con los internacionales y éstos alrededor de u$s50 por barril, la actividad petrolera en el país disminuirá a mayor ritmo de lo que ya lo está haciendo este año y crecerá aún más la importación de combustibles, porque es más barato comprar en el exterior que producir en la Argentina.

El valor de YPF también continuaría deteriorándose: si se calcula un valor del crudo de u$s50 a principios de 2017, los activos de la petrolera todavía se deberán desvalorizar alrededor de un 20% más, porque ahora totalizan $280.000 millones a un precio de u$s59,9 por barril.

Curiosamente, además, la combinación de cotizaciones bajas para el petróleo en el mercado internacional, la creciente pérdida de la petrolera local , sus dificultades mayores para tomar financiamiento y la caída de inversiones repetirían el escenario que derivó en la venta a Repsol en 1998.

Dejá tu comentario