Armada de Paraguay justificó haber echado a pescadores argentinos

Edición Impresa

Asegura que los participantes del torneo se encontraban en zona prohibida de reserva ictícola. Crece malestar de autoridades correntinas.

En medio de la tensión diplomática creciente, la Armada de Paraguay justificó en las últimas horas el procedimiento mediante el cual prohibió este fin de semana la realización de un torneo de pesca en la zona de la isla correntina de Apipé.

En tanto que el recurso de queja del gobernador Gustavo Valdés por el incidente sumó el respaldo de las distintas cámaras y federaciones empresarias de la provincia, que consideraron que la reacción oficial abre una oportunidad para canalizar el conflicto institucionalmente y resolverlo en forma definitiva y sustentable.

Por su parte, el parlamentario del Mercosur, Alejandro Karlen, requirió que se efectúe un pedido de informes al Gobierno de Paraguay por lo sucedido el último sábado en la isla

"Está pedido", consideró Karlen, es importante porque "la voluntad de diálogo y hermandad común entre nuestros pueblos es de unidad profunda y generosa".

Según un comunicado de la Armada de Paraguay, el concurso de pesca debía desarrollarse fuera de los 3.000 metros aguas arribas y misma distancia aguas abajo del vertedero de la hidroeléctrica Yacyretá.

Sin embargo, personal de la Prefectura Naval Paraguaya dijo haber encontrado a los pescadores argentinos en área prohibida, a 1.800 metros del vertedero central, en la esa zona considerada "reserva íctica".

"Se niega categóricamente que el personal interviniente paraguayo haya desembarcado en la Isla Apipé Grande. Se ha respetado en todo momento la soberanía territorial argentina y además se ha evitado satisfactoriamente llegar a agresiones o conflictos innecesarios con los organizadores o participantes", expresa el escrito.

Agrega que están al tanto del hecho tanto la Cancillería de Paraguay como de Argentina, "para evitar que se pretenda tergiversar o manipular la verdad de lo sucedido".

La Isla Apipé está ubicada en Ituzaingó, Corrientes, a la misma altura que Ayolas, departamento de Misiones. Si bien la zona es argentina, las aguas son paraguayas por acuerdos firmados en el marco del Tratado de Yacyretá.

Luego de conocido el incidente, el gobernador Valdés solicitó la intervención de la Cancillería argentina y recordó recientes convenios de integración rubricados con el país vecino.

En tanto expresó que "observa con preocupación este acontecimiento" y que "accionará por todos los medios necesarios para proteger los intereses de los pobladores de esa zona de nuestra provincia y país".

Además, consideró "que el marco de fraternidad y convivencia que impera en la relación con la República del Paraguay, hace que sorprenda este hecho" y dijo que "aguarda una pronta rectificación de esta actitud".

Dejá tu comentario