Bonaerenses, con su paquete “judicial”

Edición Impresa

Como un anticipo de lo que Cristina de Kirchner estableció como el eje político y legislativo del año, las reformas en la Justicia que definió como "democratización", en la provincia de Buenos Aires hay varios proyectos y unos cuantos borradores que apuntan en la misma dirección.

En este caso, los bonaerenses fueron más rápido que la Presidente.

No sólo Daniel Scioli que, el año pasado se apuró a pedir el tratamiento del juicio por jurados, que tuvo media sanción en la Cámara baja y quedó para tratarse este año en la de Senadores.

También varios legisladores K como Gabriel Mariotto el jueves, durante una plenario de "políticas públicas", echó a correr al menos dos ideas que se vinculan directamente con el concepto presidencial de la llamada "democratización de la Justicia".

El vice bonaerense -que el año pasado impulsó la policía judicial- empezó a elaborar una serie de proyectos entre los que se destacan dos.

En paralelo, desde el bloque de senadores del FpV que preside Cristina Fioramonti de Kunkel, hubo otras iniciativas. Veamos:


Mariotto tiene la decisión de tomar la idea de los juicios por jurado contemplados en la Constitución bonaerense de 1994, y lanzar una serie de foros a nivel provincial para "enriquecer" el proyecto que, entre otras instancias, podría incluir pruebas pilotos en distintas zonas de la provincia para probar la mecánica.

En paralelo, el vicegobernador espera un informe interno para determinar la viabilidad de una iniciativa para establecer, como ocurre en varios estados de Estados Unidos, un régimen de elección directa de los fiscales. Hay una zona gris sobre el mecanismo de selección de los funcionarios judiciales por lo cual, ese borrador todavía está en etapa de observación. Podría, sobre todo luego del epicentro del discurso cristinista en el Congreso, tomar un fuerte impulso.

En tanto, en estos días se desempolvó un proyecto presentado el año pasado por el senador Patricio García que impone la obligación a los jueces -en realidad a la Justicia- que los fallos, excluyendo a aquéllos de índole privada, tengan que ser publicados en internet y sean de acceso público e irrestricto para cualquier ciudadano. El argumento es que así como los acciones de los poderes Ejecutivo y Legislativo son de acceso público, también deberían serlo las del Poder Judicial.

García, en la misma línea, presentó otro texto que elimina la prohibición de que los funcionarios judiciales no puedan estar afiliados a partidos políticos. Tiene un valor si se quiere simbólico, pero suprime un prejuicio de que un magistrado podría, a partir de sus simpatías políticas, actuar en contra de lo que dicta la ley.

A su vez, aunque no tiene que ver estrictamente con lo judicial, Scioli volvió a plantear durante el discurso en la Asamblea Legislativa que volverá a impulsar la discusión en torno de la creación de las policías municipales, un repetido pedido de algunos intendentes, sobre el que además presentó un proyecto Marcelo Saín, exviceministro de Seguridad bonaerense, exfuncionario nacional y actual diputado provincial por Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella.

Dejá tu comentario