Bonfatti: sin reforma habrá problemas para pagar sueldos

Edición Impresa

• Advertencia del gobernador de Santa Fe; provincias (como Buenos Aires) profundizan subas impositivas

El gobernador de Santa Fe, el socialista Antonio Bonfatti, advirtió ayer que si la Legislatura no le aprueba el paquete de subas impositivas que impulsa, «va a haber dificultades enormes para pagar los sueldos también».

«No hay dinero para nada; es más, hay que buscar dinero para pagar los sueldos», enfatizó, y volvió además a lanzar un mensaje directo a los gremios, que reclaman un nuevo aumento salarial. «Es imposible, porque no existe el dinero y los gastos de funcionamiento se llevan el 90% del Presupuesto provincial», dijo.

En medio del delicado estado de las finanzas locales, Bonfatti remarcó que «un punto (de suba) significa 186 millones de pesos», y recordó que el Presupuesto santafesino 2012 incluso no contempla de inicio recursos para sostener los incrementos salariales otorgados a principios de año, que le representan a la provincia $ 2.500 millones. También enfatizó que impacta la deuda nacional de $ 1.307 millones en los envíos para la Caja de Jubilaciones.

«Quiero ser claro: siempre dijimos que nuestra premisa es que un trabajador no gane menos que la inflación -al menos, igual o más-; la inflación del primer semestre es del 10,7% y se han dado incrementos del 21% al 40%, es decir que estamos lejos», resaltó.

El proyecto de reforma fiscal de Santa Fe (en rigor, una versión más moderada que la que pretendía el Ejecutivo) ya cuenta con media sanción desde mediados de julio y contempla incrementos en el Inmobiliario Rural y Urbano y en Ingresos Brutos para recaudar

$ 900 millones adicionales
.

El aspecto que generó amplias diferencias

-incluso dentro del mismo Frente Amplio Progresista- fue el revalúo fiscal para las tierras. Finalmente, se aprobó que alcanzará un 70% de incremento sobre el valor actual, mientras que el Ejecutivo pretendía hasta un 400% de aumento en forma gradual.

En tanto, la recomposición de los valores de los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural se definió en entre un 20% y un 65% de suba para el primero y un 100% de alza para el segundo. Por caso, en Entre Ríos las modificaciones en el Inmobiliario Rural elevaron los ingresos de

$ 150.000 millones a 650.000 millones.

De la mano de la desaceleración este año de los envíos de coparticipación y de los ingresos locales -que en algunos casos llegó a complicar el pago de sueldos-, un nutrido número de mandatarios (que se incrementó en las últimas semanas) apeló a la aplicación de aumentos tributarios para acceder a fondos adicionales, con Ingresos Brutos y el Inmobiliario como epicentro de las movidas.

Uno de los casos emblemáticos es el de la provincia de Buenos Aires, donde el justicialista Daniel Scioli cosechó trabajosamente en mayo pasado una ley de reforma fiscal que consagró alzas en el Inmobiliario Rural, en Ingresos Brutos y en Sellos para recaudar $ 2.685 millones anuales extras.

Con los mercados financieros internacionales cerrados y al ritmo de cortocircuitos políticos con la Casa Rosada, Scioli tuvo dificultades para cubrir el pago del medio aguinaldo, aunque el escenario se destrabó por medio de un préstamo del Gobierno nacional.

Ahora, de la mano de un mix de medidas que incluye colocaciones de bonos y Letras del Tesoro, un mayor ajuste del gasto y una profundización de la lucha contra la evasión, el Ejecutivo asegura que tiene garantizado el pago de sueldos hasta fin de año y del segundo medio aguinaldo, sin ayuda de Nación.

Como parte de esa estrategia, tal como lo informó ayer este diario, el Gobierno bonaerense además prevé subas para fin de 2012 en el Inmobiliario Urbano que pagan los countries y barrios cerrados de la provincia, para lo cual avanza el revalúo de rigor.

También habrá un adicional sobre el valor de Patentes para el 5% del parque automotor bonaerense, y se apuesta a cobrar Ingresos Brutos a los pooles de siembra.

En este marco, al igual que Bonfatti, también los gobiernos de Scioli y del mendocino Francisco «Paco» Pérez salieron en las últimas semanas a remarcar que no habrá una nueva recomposición salarial durante este segundo semestre.

La advertencia se da en el marco de los crecientes reclamos de los gremios locales en pos de la reapertura de las paritarias de corte salarial.

Además de Santa Fe y Buenos Aires, este año también se sumaron al camino de los incrementos impositivos -o apuestan a hacerlo- el mendocino Pérez y los mandatarios de Santa Cruz, Daniel Peralta; de San Luis, Claudio Poggi; de Río Negro, Alberto Weretilneck; de Neuquén, Jorge Sapag; de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos; de Chaco, Jorge Capitanich; y de Tucumán, José Alperovich, entre otros.

Dejá tu comentario