Brasil: preparan asalto a la favela más grande de Río

Edición Impresa

Río de Janeiro - La Policía brasileña decomisó ayer tres toneladas de marihuana en una operación contra la banda de narcotraficantes que controla Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro, y con la que se comienza a preparar el terreno para una futura ocupación policial.

El subjefe de la Policía Civil de Río de Janeiro, Fernando Veloso, explicó que, aunque se trató de una operación puntual para capturar a 30 personas previamente identificadas, la acción sirvió para debilitar el narcotráfico en Rocinha, una inmensa barriada pobre en la que los grupos criminales aún imponen su ley.

En el operativo, en el que participaron cerca de 200 agentes de la Policía Civil apoyados por helicópteros y blindados, fueron detenidas 11 de 30 personas contra las que habían sido dictadas órdenes de arresto por sus vínculos con el grupo criminal que controla esta favela, una verdadera ciudad dentro de Río en la que, según diferentes cálculos, viven entre 60.000 y 100.000 habitantes.

Además del hallazgo de la bodega en que eran almacenadas tres toneladas de marihuana, de un depósito para electrodomésticos robados y de la fábrica clandestina en la que fueron decomisados 15.000 videos digitales y 3.000 camisas piratas, la Policía desmontó dos centrales clandestinas de distribución de televisión por suscripción e incautó de 42 vehículos usados por los mafiosos.

La jefa de la Policía Civil, comisaria Martha Rocha, admitió que la de ayer fue la primera de una serie de operaciones destinada a debilitar el poder de fuego de los narcotraficantes que actúan en Rocinha, en donde se presume que están escondidos varios de los jefes de la mayor organización criminal del país.

Esta favela, ubicada en un sitio estratégico para el narcotráfico por su proximidad con elegantes barrios y áreas turísticas de donde proceden los consumidores de mayor poder adquisitivo, se convirtió en uno de los principales fortines del narcotráfico tras las operaciones del año pasado que desmantelaron las organizaciones que actuaban en el Complexo do Alemao.

Las quince favelas que forman parte del Complexo do Alemao fueron ocupadas el 28 de noviembre pasado por la Policía en una operación que tuvo amplia repercusión mundial y que contó con el apoyo de soldados, blindados y helicópteros de las Fuerzas Armadas.

En este conjunto de barriadas, en las que durante tres décadas se refugiaron los principales jefes de la mayor banda criminal de Río de Janeiro, aún permanecen cerca de 2.000 soldados para impedir el regreso de los pistoleros.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, pidió la permanencia de los militares mientras contrata y forma a un número de agentes suficiente para instalar un nuevo puesto permanente de Policía en una región que era considerada bastión del narcotráfico.

Cabral dijo entonces que su prioridad es extender tales puestos permanentes de Policía a Rocinha, pero admitió que aún no tiene fecha prevista.

Agencias EFE, AFP y ANSA

Dejá tu comentario