Cameron llegó a San Pablo con armas bajo el brazo

Edición Impresa

San Pablo - El primer ministro británico, David Cameron, anunció ayer que su país quiere vender material armamentístico a Brasil para que modernice sus Fuerzas Armadas, al iniciar en San Pablo su visita de dos días al país. A su vez, en una cara menos seductora, el gobernante británico cuestionó el «proteccionismo», pese a la defensa explícita de la protección del mercado nacional realizada por Dilma Rousseff en su discurso de apertura de la Asamblea de Naciones Unidas, esta semana.

«Brasil tendrá que invertir en generación de energía y Gran Bretaña quiere participar de ese proceso. En el área de Defensa, nosotros podemos participar del proceso de modernización de las Fuerzas Armadas brasileñas, como dos países amigos pueden y deben hacerlo», dijo Cameron ante empresarios en la Federación de Industrias del estado de Sao Paulo (Fiesp).

La oferta inédita para participar de la modernización de las fuerzas militares brasileñas se produjo en el primero de dos días de visita que el premier realiza a Brasil, con escalas en San Pablo, Rio de Janeiro y, hoy, Brasilia, donde se reunirá con Rousseff.

Esta visita se da en el marco de la denuncia de Argentina de que el Reino Unido militarizó este año del Atlántico Sur, al cumplirse tres décadas de la Guerra de Malvinas. Bajo los gobiernos de Rousseff y Luis Inácio Lula da Silva, Brasil se comportó como un sólido aliado de los reclamos argentinos.

La industria de Defensa brasileña atraviesa un momento de renovación, sobre todo mediante el acuerdo firmado con Francia para la construcción de helicópteros y submarinos, uno de ellos a propulsión nuclear. También Brasil debe decidir en 2013 sobre la compra de 36 aviones caza con transferencia tecnológica, oferta por la que compiten la estadounidense Boeing, la sueca Saab y la francesa Dassault.

Cameron trajo a Brasil a unos cincuenta empresarios, en la mayor misión comercial británica conocida en el gisudamericano.

El premier destacó el avance de Brasil como sexta economía mundial, que logró ese lugar superando justamente al Reino Unido. «Si no puedes vencerlos, únase a ellos», dijo en tono de broma en la Fiesp, donde fue recibido por el presidente de la Fiesp, Paulo Skaf.

Entrevistado por Folha de Sao Paulo, el principal de la ciudad brasileña más poblada, Cameron criticó las que considera políticas «proteccionistas». «Intentar aislar y proteger la industria de la competencia puede beneficiar a la industria nacional, pero tiene costos a largo plazo e impide el desarrollo de una base industrial verdaderamente competitiva», dijo el conservador británico.

El Gobierno brasileño ha lanzado paquetes de estímulo a su alicaída industria, cuya competitividad cayó por la valorización de la moneda en un contexto de crisis global. En ese sentido, en el discurso de apertura de la Asamblea de la ONU esta semana, Rousseff defendió dichas medidas.

Agencias ANSA y AFP, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario