Charlas de quincho

Edición Impresa

Un 1 de Mayo con megaasado en el Bajo Flores y truco de cierre. Cumpleaños de 60 de un empresario con un despliegue de colección de autos antiguos bajo el lema “El Gran Gatsby”. El día que la embajada británica se tiró por la ventana. Cumbre demócrata. Silencioso foro empresarial en Bariloche con gobernadora y ministro. Navarro festejó sus 250 años con intendentes bonaerenses. Veamos.

Que haya sido 1° de Mayo no quita que se sucedan convocatorias o encuentros empresarios. Un clásico de esta fecha es el que se celebra en el Bajo Flores, en Casa Castañón, el quincho por antonomasia de la Ciudad de Buenos Aires. Los anfitriones, los hermanos Mario y Roberto Guerrieri, fueron recibiendo a las más de 500 personas que fueron a disfrutar del "mega-asado" a lo que luego se sumó el también tradicional torneo de truco, que hasta el cierre de esta edición se estaba jugando. El exembajador uruguayo Alberto Volonté Berro, recién llegado de Palermo, jueces, funcionarios y amigos de hace más de 50 años compartieron la tarde del Día del Trabajador. Sólo se extraño la presencia de Mauricio Macri, un habitué de Casa Castañón, que tuvo su ausencia justificada por el acto en Ferro. "¡Hay más gente acá que en Ferro!", señalaban por la tarde algunos a los que bien podría haber contraatacado el Gobierno señalando el imán del "choripán" para sumar participantes. Entre los jueces estuvieron Claudio Ramos Feijoo, Gregorio Corach y Roberto Hornos. Dirigentes de la UIA y el ingeniero "Many" Gambaro (CAME) y Mariano Fragueiro Frías, de la Asociación de Caballos de Carrera. Mucho se habló de las elecciones este jueves en el Jockey Club. Hay tres bancos en pugna. La lista "Unidad" es la presidida por el actual presidente Miguel Crotto, que quiere renovar su mandato de dos años. Crotto se ha destacado por sanear los números del club que previo a su desembarco se parecían bastante a los del Gobierno, por el alto déficit. Compite contra la lista "Azul" formada por jóvenes pero con poca experiencia en la administración del emblemático club y por ultimo la "Bordó", que ya ha probado suerte en las últimas dos elecciones.

El sábado por la noche en "El cubo", en Vicente López, tuvo lugar una "fiesta de 60" que se candidatea para ser designada la mejor de 2017. Fue por el cumpleaños de Daniel Sielecki, el coleccionista y empresario, uno de los 4 hijos del ya fallecido Manuel, el fundador de Laboratorios Phoenix, y "Lili". Cerca de 500 invitados a la gran fiesta organizada por Barbara Diez, de las cuales 150 eran jóvenes que le dieron un colorido adicional de la mano de la DJ Puli Demaría, la única mujer del Grupo Sarapura. Muchos empresarios del sector farmacéutico, como Juan Carlos y Sebastían Bagó, Alejandro Roemmers, muchos Werthein como Adrián, Gerardo, Daniel, Carlos de Narváez, Marcelo Mindlin, Claudio Belocopit, Adelmo Gabbi, Martín Cabrales y Jorge Neuss entre otros. Obviamente estaban todos los integrantes de la familia Sielecki, y entre ellos el excanciller Héctor Timerman, casado con Anabel. Como el catering seleccionado fue el de "Eat", hubo voracidad ante las bandejas y puestos servidos, con sushi, salmón y demas variedades. Champagne Dom Pérignon para saciar a los sedientos invitados. En la entrada, parte de la colección de autos que posee Daniel Sielecki. Los expertos relataban la historia de la restauración que hiciera el cumpleañero de un auto en la Ferrari Classiche, la división de Maranello, especializada en ese rubro. Sielecki la había comprado luego de que se incendiara por completo. Su colección la lleva habitualmente a Pebble Beach, en California, un paraíso también para los amantes del golf. Varios comentarios en Vicente López. Un invitado relató lo que le había sucedido a Alberto Fernandez, el exjefe de Gabinete kirchnerista, en el hotel "El Isleño", en el caribe colombiano, en San Andrés, frente a Cartagena. Se trata de un lugar ideal para el relax, con clases de sumarinismo, spa, gimnasio y todas las comodidades. Quien allí concurre vuelve con la mente y el stress en cero. Hace quince días, acompañado por una dama, Fernández estaba degustando una langosta hasta que una pareja de argentinos de 65 años se paró delante de su mesa con la mirada fija sobre el exfuncionario. El hombre se contuvo de increparlo pero quien no pudo fue la señora, quien junto los cinco dedos de su mano y le increpó: "¿Vos qué estás haciendo acá?". No pasó a mayores. Un dato importante para el turista argentino lo aportó un empresario que relató lo sucedido en Miami, puntualmente en el shopping Aventura, un clásico paso de quien va de compras. Un joven estaba comprando en la tienda "Abercrombie" y al momento de pagar lo adquirido, poco más de cuatrocientos dólares, puso billetes a disposición de la cajera. Ella los miró, sospechó y le dijo que uno de ellos era falso. Hasta ahí nada preocupante pero inmediatamente accionó un botón y a los pocos segundos se hicieron presentes policías y personal de seguridad del shopping. El comprador, argentino, fue esposado, metido adentro de un patrullero y llevado a una comisaría. Interrogado acerca de dónde había obtenido ese billete falso, relató que lo compró en una "cueva" en el microcentro porteño. Difícil de entender para el policía de la Florida y más si se lo hace en inglés. Le revisaron la billetera y tenía otro billete de cien dólares falsos. Hubo contactos con la Policia argentina y el turista no tenía antecedentes, lo que al menos le sirvió como elemento de que él mismo había sido engañado. El relato siguió con que hay una mafia colombiana especializada en falsificar billetes de 100 dólares, la que se intenta desde el FBI desactivar. No terminó allí el sufrimiento del argentino dado que debió permanecer casi todo el día en la comisaría y recién allí fue liberado. Su regreso a los Estados Unidos en alguna que otra ocasión dependerá de lo que decida la jueza que tiene a cargo su causa en Miami. Lo que trae como enseñanza el hecho para los argentinos es que se debe ser muy cuidadoso en dónde se adquieren los billetes de dólares para viajar a los Estados Unidos y así evitar un mal trago. O por lo menos asegurarse de que los billetes sean verdaderos antes de gastarlos en tierra norteamericana. O usar la tarjeta de crédito, algo que tras el blanqueo quedó liberado para una buena parte de los locales. Acto seguido, en Vicente López se hablaba de lo que es el "enforcement", una palabra sin traducción al español pero que alude al efectivo cumplimiento de la ley en Estados Unidos. Al fin y al cabo, aunque suene duro, el turista argentino tenía un billete falso y quiso pagar con el mismo en una tienda. Es un delito y le corresponde a él demostrar lo contrario, es decir que lo hizo también él engañado. "¿Le dijiste que te lo vendió un "little tree"?", le preguntó jocoso otro empresario en referencia a los arbolitos que pueblan la calle Florida. Además de los mosquitos que azotaron la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, también la economía figuró entre los temas tratados en "El cubo". En primer lugar, como sucede en cuanto evento se haga en el país, se intenta tantear la existencia o no de una recuperación. Hay quienes dicen que sí, otros que les da vergüenza señalar que están en crecimiento y otro que realmente está en una difícil situación. Para todos los gustos.

Cumbre de empresarios silenciosa y con políticos de invitados para tratar de descular a la Argentina. Fue el también tradicional "Foro Llao Llao" que se efectúa todos los años en el célebre hotel de Bariloche. El viernes pasaron por allí, tras un vuelo de Aerolíneas Argentinas, María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. También el local Alberto Weretilneck. Títulos aburridos para las exposiciones y para el lema de esta cumbre 2017 poco originales como ""Pensando el mañana, hoy". Truchas y salmones en la comida de cierre. Vidal aprovechó para quedarse hasta el domingo, lo mismo que Rogelio Frigerio. Por ello es que Alex Campbell, junto a Fabián Perechodnik, reemplazaron a la gobernadora bonaerense en los festejos de los 250 años de Navarro. Mayoría de intendentes del FpV como el anfitrión Santiago Maggiotti, el de Merlo Gustavo Menendez, el de Malvinas Argentinas Leonardo Nardini, el de Roque Pérez Juan Carlos Gasparini, pero también del Frente Renovador como el de Las Heras, Javier Osuna. Uno de Cambiemos, el de Lobos, Jorge Etcheverry. Pese a ser minoría, los de esta última agrupación estaban más que optimistas con respecto a las elecciones legislativas de octubre. Es que sus encuestas siguen mostrando un repunte en la imagen presidencial y, no menos importante, es que la oposición se halla muy dividida. La mañana del sábado en Navarro fue muy austera: sólo la torta de cumpleaños por el aniversario de la ciudad y alguna bebida de ocasión. Al menos no había tantos mosquitos.

"Hace 36 años sufrimos un conflicto no querido y de trágicas consecuencias; han pasado ya 35 años, mucho tiempo, es hora de la reconciliación", dijo el embajador británico Mark Kent durante la celebración de los 91 años de edad de la reina Isabel II. En Buenos Aires, la embajada británica recibió el viernes último cerca de mil invitados: funcionarios del Gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires, empresarios, embajadores extranjeros y un grupo de la Comisión de Familiares de los Caídos en Malvinas. La delegación oficial que festejó el cumpleaños de la reina Isabel (acto más institucional que personal, obviamente, que vuelve a celebrarse después de años de receso) fue nutrida: Nicolás Dujovne, Jorge Lemus, el juez Carlos Rosenkrantz, Martín Redrado, Miguel Ángel Toma, exjefe de la SIDE, la jefa de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, José Luis Manzano, el presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Jaime Campos, Mariano Federici, presidente de UIF, el ministro bonaerense Hernán Lacunza y empresarios de las firmas extranjeras que patrocinaron el evento, por caso, Land Rover, Andes Energía, bodega Catena, BP (British Petroleum), HSBC, Andina PLC, Jaguar (exhibió un automóvil que fue casi protagonista del evento), Pan American Energy, Shell y otros. El ojo entrenado permitía distinguir señas y saludos discretos entre los presentes, integrantes de la hermandad milenaria con tanto arraigo en próceres y estadistas del país. El más visible en la noche, Ian Thorn, gran maestre de la masonería británica. Al cónsul general de los Estados Unidos, Brendan O'Brien, se lo vio recordando tiempos con Oliver Galak, actual responsable de comunicación de la embajada británica y exjefe de prensa del último embajador estadounidense Noah Mamet. Inagotable bandejeo de canapés, ostras de Puerto Montt, cucuruchos de fish and chips y un malbec-grenache del sponsor Catena más espumante nature Saint Felicien afilaron lenguas con novedades. Un círculo informativo alrededor de Enrique Coti Nosiglia confirmó las dificultades de Cambiemos para contener a sus socios radicales en distritos clave como Córdoba. Hay quejas en la UCR por la política nacional de "bajar fondos" a gobernadores peronistas que liman las esperanzas de los referentes locales del radicalismo. ¿Y si el radicalismo va "por afuera"?, lanzaron al aire los contertulios. Escenario de terror para Cambiemos, amén de que aún hay figuras que no definen su candidatura: José Corral en Santa Fe, titular de la UCR a nivel nacional, para encabezar la resistencia de Cambiemos contra el Frente Progresista, o Julio Martínez en La Rioja, cuyo contendiente sería Carlos Menem. Que puede haber una grieta de coyuntura se vio en el festejo; salvo Nosiglia (que no es funcionario), ausencia casi total de miembros radicales del Gobierno. Uno diría que Martínez, ministro de Defensa, ordenó -y se cumplió-, el faltazo de las máximas autoridades civiles y militares. Y eso que Macri inauguró las buenas relaciones con el Reino Unido con un gesto orientado a la confianza mutua en el plano castrense; autorizó la visita de la fragata Libertad a puertos del Reino Unido. Este año será Portsmouth, histórico puerto militar, base principal de la Marina inglesa (Royal Navy) desde donde partió la flota para enfrentar a las fuerzas nacionales tras la recuperación de las Malvinas. Un funcionario de tercera línea, Carlos Rodríguez, mano derecha del secretario de Estrategia y Asuntos Militares, Ángel Tello, saltó el bloqueo y asistió. Rodríguez, sin título profesional, merodea el espacio vacante de la Subsecretaría de Asuntos Internacionales de Defensa, oficina encargada justamente de los vínculos con países extranjeros. Está pendiente un encuentro bilateral de defensa; cauto, Martínez prefirió dilatarlo, cuidados de imagen en un clima electoral. El agregado de defensa saliente, capitán de navío Andy Hancock, recibió un agradecimiento público del embajador Kent que aprovechó para presentar al sucesor, coronel de la fuerza aérea británica Robin Smith. El capitán Hancock fue una pieza clave en la negociación con Londres para la escala de la Libertad en Gran Bretaña. Gestionó la presencia de la banda de música de los marines (infantes de marina), la formación tocó marchas tradicionales durante el festejo en la embajada. El momento más emotivo fue cuando sonaron los dos himnos nacionales y luego el embajador Kent ofreció el brindis, "por la Reina con whisky y por el presidente Macri y el pueblo argentino, con malbec".

La convocatoria fue por la renovación de autoridades partidarias y la presentación de candidatos del Partido Demócrata en la Capital Federal, partido que pertenece al sistema planetario de Cambiemos desde el comienzo. Así, dirigentes demócratas y la plana mayor de los bloques del PRO (muchos se iniciaron a la política como demócratas) se cruzaron el martes pasado entre vinos y empanadas en la sede partidaria Rodríguez Peña al 500. Animaban el evento los exdiputados Ricardo Balestra y Alberto Allende Iriarte, presidente saliente y entrante de esa fuerza conservadora y el radical Rafael Pascual, quien presidiera la Cámara de Diputados y que llevó en mano la adhesión de la UCR a ese acto. Por las dudas y para que no hubiera confusiones históricas Pascual proclamó allí: "No importa si la boina es colorada o blanca, lo que importa es el futuro del país y que reconstruyamos una Argentina pujante". Lo escuchaba un seleccionado de la política histórica pocas veces reunido bajo el mismo techo: Fernando de la Rúa y los exsenadores nacionales peronistas Liliana Gordulich de Correa y el formoseño Ricardo Branda. El impulso en ese acto era para el embajador Eduardo Sadous, quien fue procesado por el Gobierno anterior por denunciar la "embajada paralela" en Venezuela a quien los presentes impulsan como candidato a diputado nacional acompañando a Elisa Carrió en la lista porteña. También estaba allí Guillermo MacLoughlin, candidato, que pasó parte de la noche en diálogos con el mendocino Carlos Balter, y el puntano Alberto Arancibia Rodríguez. El jefe del bloque de legisladores porteños del PRO, Francisco Quintana, llevó saludos de Horacio Rodríguez Larreta, rodeado de los diputados Carmen Polledo, Lía Rueda, Fernando Yuan, Juan P. Arenaza y Carolina Estevarena, así como de los dueños de casa, Eduardo Conesa, actual diputado nacional, y Eduardo Santamarina, legislador de la Ciudad. Escuchaban exlegisladores nacionales, como Alfredo Castañón (Acción por la República), Armando Ribas y Fernanda Ferrero (UCeDe) y Gustavo Gutiérrez (Coalición Cívica) y el exgobernador de Corrientes José A. Romero Feris, además de buena parte de la representación demócrata en al ciudad como Diego Ibarbia, Emilio Hardoy (h.), Roberto Azaretto, Elena Mitjans, Enrique Avogadro, Alfredo Labougle -uno de los directores de Presidencia de la Nación-, Mariano Gerván, Paula Scauzillo y Elena Valero.

Un chiste estilo Twitter, es decir, corto y con límites de caracteres, es el seleccionado para cerrar los quinchos de hoy. Fue el que circuló entre las mesas de truco de Casa Castañón. Un hombre le dice a una señorita: "Sos la mujer más hermosa, inteligente y amable que he conocido...". Ella no muy convencida le pregunta: "¿Vos me querés garchar no?", a lo que él le responde: "Uhh, encima leés la mente; ¡¡sos perfecta!!".

Dejá tu comentario