13 de noviembre 2013 - 00:00

China acelera y dará un rol “predominante” al mercado

El presidente Xi Jinping encabezó el congreso del Partido Comunista chino que acordó una nueva apertura de la economía al sector privado, como fórmula para asegurar el crecimiento del país en las próximas décadas.
El presidente Xi Jinping encabezó el congreso del Partido Comunista chino que acordó una nueva apertura de la economía al sector privado, como fórmula para asegurar el crecimiento del país en las próximas décadas.
Pekín - El gobernante Partido Comunista chino (PCCh) se comprometió ayer a que los mercados jueguen un rol "determinante" en la distribución de los recursos, en la presentación de una agenda de reformas para la próxima década con la que busca impulsar el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

China quiere conseguir "resultados decisivos" a 2020 con cambios a su sistema económico como foco central, indicó el PCCh en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias Xinhua, tras una reunión de los 205 miembros del Comité Central durante cuatro días a puerta cerrada.

"El asunto central es fortalecer la relación entre el Gobierno y el mercado, al permitir que el mercado desempeñe un rol determinante en la colocación de recursos y mejorando el papel del Gobierno", explicó el texto.

Los nuevos líderes del partido, encabezados por el presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, propusieron un nuevo modelo de crecimiento basado en el consumo interno que reemplace al actual -apoyado en las exportaciones y en empresas estatales gigantes- el cual comienza a dar señales de agotamiento. Para ello, el primer paso debe ser el establecimiento de un mercado abierto y unificado en el que exista una competencia "ordenada".

Un equipo de alto nivel será el responsable de "diseñar la reforma sobre una base general, arreglarla y coordinarla, avanzar con ella en su conjunto, y supervisar la implementación de sus planes".

El partido no anunció ningún plan importante para las empresas estatales y dijo que se mantendría el dominio del "sector público" en la economía. El comunicado fue escueto en detalles, pero se espera que genere medidas específicas que apunten a reducir el rol del Estado en la economía.

El plazo autoimpuesto para los avances, un gesto inusual de Pekín, junto con la creación de un grupo de trabajo, sugiere una reforma más decisiva de la mano de la administración de Xi Jinping que los cambios impulsados por el liderazgo anterior.

"Están buscando deshacerse del control gubernamental, permitir que los mercados tomen el liderazgo. En el pasado, las decisiones de precios e inversiones eran tomadas predominantemente por el Gobierno", consideró Dong Tao, economista de Credit Suisse en Hong Kong. "Ésta es una filosofía revolucionaria, en términos de los parámetros chinos", agregó.

Los líderes también establecieron un comité estatal para mejorar la seguridad en momentos en que Pekín lidia con un creciente descontento social y se comprometieron a trabajar para profundizar la reforma fiscal e impositiva, establecer un mercado unificado de tierras en ciudades y en el campo, y conformar un sistema de seguridad social sostenible.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario