Con Argentina mercado “emergente”: u$s1.000 M y el dólar otra vez a $16

Edición Impresa

• SE DEFINE EL 20 DE JUNIO EL CAMBIO DE CATEGORÍA
Un informe de JP Morgan prevé esa incorporación de divisas, que a su vez generarán otros ingresos. Y el tipo de cambio, en baja.

El debate por el atraso cambiario parece renovarse minuto a minuto. El nuevo enfoque que parece solaparse con otros preexistentes en estas horas es que, bajo la perspectiva de que la Argentina sea nuevamente catalogado como "mercado emergente", la multimillonaria movida podría arrastrar mayor ingreso de dólares no sólo en la plaza bursátil, sino también en el sector de la plaza financiera que protagonizan las tasas de interés del Banco Central, que conduce Federico Sturzenegger. Esto podría traer aparejado un recrudecimiento de la tendencia bajista del tipo de cambio, ya que, según sostiene un informe de JP Morgan, este escenario puede significar a priori el desembarco de u$s1.000 millones, los que a su vez seguirían generando ingresos adicionales a partir de otros fondos que invierten en compañías emergentes.

Morgan Stanley Composite Index (MSCI) definirá el 20 de junio si la Argentina deja de arrastrar el estigma de pertenecer al nada envidiable grupo de los mercados considerados "de frontera" y vuelva a ser "emergente" a los ojos de los inversores. Conseguir esta recategorización es relevante si lo que se busca (y el Gobierno lo hace) son nuevas inversiones, incluso financieras, que lleguen al mercado de capitales doméstico, ya que actualmente muchos fondos tienen, por cuestiones reglamentarias, vedada su participación para invertir en activos locales.

De ahí se deriva que el reciente salto del dólar muy por encima de los $16 (cerró en $16,32 el viernes) podría tener sus minutos contados. En el mercado, ya son varios los reportes que dan cuenta de una concatenación de factores que podría constituirse en un conjuro contra la intención no manifiesta del Gobierno de sedimentar un nuevo piso para el tipo de cambio.

Del lado de la oferta de divisas, el cuadro de situación ya ostenta la continua liquidación de los sectores agroexportadores, a lo que se suma el stock de dólares producto del blanqueo que se liquida habitualmente por parte de las entidades financieras públicas.

Si se lo piensa, el dólar tiene toda su mise en place para continuar en estos niveles. A los elementos arriba citados habrá que agregarle la aspiradora de dólares que deriva del carry trade, es decir, la atracción que ejerce en los inversores del exterior las altísimas tasas de interés que paga la Argentina a las colocaciones que se realizan contra las Letras del Banco Central y que, en dólares, triplica o cuadruplica a cualquiera de la región. Es más, la perspectiva indicaría que seguiría esta mecánica.

"En materia de tasas e inflación, la situación es bien compleja puesto que está resultando difícil reducir la inflación sin enfriar la economía y detener los primeros atisbos de impulso económico. El Banco Central está llevando a cabo una política muy responsable", sostuvo Alejandro Cosentino, CEO de Afluenta.

Para Sabrina Corujo, research manager de Portfolio Personal, "está claro que la situación desatada a partir de la crisis política de Brasil, nos llevó a acelerar el ritmo de devaluación que venía demasiado contenido, e incluso con el que algunos ya se sentían incómodos; no obstante, se mantienen los factores técnicos y fundamentals que siguen favoreciendo una oferta elevada en el mercado cambiario".

En esta línea, el dato de las últimas horas es que, imparable, el índice Merval trepó el último viernes un 2,1% y superó por primera vez los 22.000 puntos, impulsado por las acciones del sector energético y financiero que traccionaron un importante volumen, junto al papel de BYMA. Así, se registran nuevos ingresos de fondos. "Los sectores energéticos y de bancos se beneficiaron del optimismo de una reclasificación MSCI de Argentina como emergente", señalaron en Capital Markets Argentina.

Un dato para destacar, que abona el terreno de la mayor entrada de dólares, fue el volumen operado en acciones, que se disparó casi 50% hasta los $727,4 millones, de los cuales $127 millones estuvieron en BYMA. Parte de esos recursos comenzarían a sondear otras apuestas en las próximas horas.

Dejá tu comentario