Conmoción por niño de 9 años desaparecido

Edición Impresa

La familia de un nene de 9 años que vive en la ciudad bonaerense de Lincoln denunció la desaparición de un menor, quien es buscado intensamente por unos 400 policías y por vecinos de la zona, y el Ministerio de Seguridad de la provincia dispuso una «alerta general».

El pequeño está desaparecido desde el martes al mediodía, cuando salió caminando de la escuela a la que asiste, como hacía todos los días, y a raíz de ello su familia inició una campaña por las redes sociales. El menor, que se llama Tomás Santillán, vive con su mamá y con un hermano menor en la ciudad de Lincoln, en el noroeste bonaerense, a unos 300 kilómetros de la Capital Federal.

Marcha

Familiares y vecinos realizaron ayer una marcha desde la plaza principal de Lincoln hasta la comisaría local para reclamar por la urgente aparición del pequeño. A raíz de la desaparición del niño, el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, dispuso una «alerta general», según informó esa cartera. «Se dispuso que todos los funcionarios policiales de la zona, de Investigación Judicial, de Investigaciones de Delitos Complejos, de Seguridad y sus respectivos superintendentes se constituyan en esa localidad para realizar una prolija búsqueda y profesional investigación», precisó el ministerio a través de un comunicado.

De acuerdo con lo informado por los medios de prensa locales, el menor vestía zapatillas de lona verde, una remera de manga corta del mismo color, jeans de color gris, el tradicional guardapolvos blanco y llevaba una mochila roja al momento de salir del colegio, el martes al mediodía. Según los datos que se dieron a conocer a través de las redes sociales, el pequeño «es delgado, de aproximadamente 1,20 metro de altura, y pesa entre 28 y 30 kilos».

También se señaló, de acuerdo con la descripción hecha por sus familiares, que el menor tiene el cabello corto rubio, ojos color marrón claro y tez blanca. Sus familiares pidieron que todas aquellas personas que puedan aportar algún dato lo hagan a la comisaría de Lincoln o al teléfono de emergencias 101.

Una docente de la escuela, que se fue en bicicleta, lo vio «a unas dos o tres cuadras del colegio, haciendo el recorrido habitual» que hacía cada día para regresar a su casa.

Dejá tu comentario