Cristina vs. Lagarde en la ONU: “Somos país soberano”

Edición Impresa

Nueva York - Cristina de Kirchner utilizó ayer la mayor parte de su quinto discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para embestir y criticar al FMI y a su directora gerente, Christine Lagarde, en particular. La Presidente contestó a las advertencias de la francesa, que el lunes había amenazado con una «tarjeta roja» en diciembre contra el país: aseguró que la Argentina es una «nación soberana que toma sus decisiones y no acepta amenazas». «A la titular del FMI le digo que esto no es un partido de fútbol, es la crisis económica y política más grave desde la década de 1930», aseveró, y aumentó el nivel de su voz al afirmar que la Argentina «no es un cuadro de fútbol».

Cristina ironizó que «el rol del presidente de la FIFA ha sido bastante más satisfactorio que el de los directores del FMI». «Ellos organizan cada cuatro años mundiales de fútbol, y el próximo, que será en Brasil, será un éxito, pero el FMI viene tratando de organizar la economía mundial desde la década de 1980 y viene fracasando», dijo Cristina de Kirchner mirando al auditorio de la Asamblea General, completo en casi un 40% (un porcentaje mayor que el habitual en este tipo de encuentros).

En la misma línea, enfatizó: «No he escuchado ninguna autocrítica del FMI sobre cuáles eran las estadísticas de España, Italia, Grecia o Irlanda antes de que se produjeran los desastres que ocurrieron».

No es la primera vez que Cristina lanza duras críticas contra las recetas del organismo de crédito en este y otros ámbitos internacionales. Incluso aprovecha cada participación en los foros para narrar las fisuras de las políticas ortodoxas para sacar a los países de las crisis económicas.

«¿Cuál fue la recomendación del FMI a España, donde en este momento están reprimiendo a indignados?», preguntó, en referencia a los enfrentamientos que se estaban produciendo en Madrid, donde miles de manifestantes protestaban cerca del Congreso de los Diputados. La jefa de Estado consideró, al respecto, que «los más terribles totalitarismos que ha sufrido la humanidad han sido precedidos por crisis económicas».

Más allá de la dura respuesta de Cristina, el Gobierno prevé desempolvar el proyecto de elaborar un Índice de Precios al Consumidor Nacional (IPCN), para ponerlo en funcionamiento durante 2014 (ver aparte). Con esto, el Ministerio de Economía buscará comenzar a negociar en el último trimestre del año con el FMI, para evitar las sanciones que el organismo anunció si la Argentina no pone en orden sus estadísticas.

Sobre el mayor proteccionismo mundial, Cristina dijo que «tenemos que soportar que nos acusen de proteccionistas los mismos que protegieron sus intereses perjudicando a países emergentes» y opinó que «hay una guerra comercial en distintos países a partir de políticas que se critican por proteccionistas, pero son políticas de defensa de nuestros trabajadores y empresarios».

Cristina defendió, también, la reestructuración de la deuda realizada por la Argentina y recordó que en los 90 «la Argentina era puesta como un ejemplo por el FMI, y luego nos soltaron la mano cuando caímos en el default más grande de la historia». «Algunos creen que deben censurarnos o multarnos para que el mal ejemplo no cunda. La Argentina viene cumpliendo sus compromisos externos y lo vamos a seguir haciendo», destacó la Presidente, que protagonizó así su primera participación pública en este nuevo viaje por Estados Unidos.

Dejá tu comentario