Del Potro ganó y ahora se topará con Djokovic

Edición Impresa

Juan Martín del Potro calificó a Novak Djokovic, su rival de mañana en la tercera rueda de Roland Garros, como «un amigo íntimo», pero adelantó que «la amistad quedará de lado y no va a importar». El tandilense se clasificó a la tercera rueda del Grand Slam francés tras vencer al esloveno Blaz Kavcic por 6-3, 6-2 y 6-4; Djokovic, el jugador del momento, inminente número uno del mundo, invicto en la temporada, hizo lo propio ante el rumano Víctor Hanescu. El partido entre Del Potro y el serbio será programado seguramente en el court central, el Philippe Chatrier, toda vez que se enfrentarán el jugador en mejor forma del año y otro (el argentino) que volvió de gran manera tras la lesión que lo mantuvo inactivo durante casi todo 2010.

«Será un partido hermoso para jugar y la amistad quedará de lado», dijo «Delpo» en conferencia de prensa, y ante alrededor de 50 periodistas, tras su victoria. «Jugaré contra quien está por batir todos los récords. No tiene puntos flojos, es el jugador del año. Si no es ahora será más adelante pero será número 1. Como amigo le deseo lo mejor, me pongo contento por él, pero el viernes dejaremos de lado y no nos va a importar quién esté enfrente», aseguró sobre «Nole», que acumula una racha de 39 partidos invicto en 2011 y siete títulos seguidos (entre ellos el Abierto de Australia y cuatro Masters 1000).

En un momento, el tandilense dejó de lado la seriedad con la que encaró la conferencia de prensa y entre risas dejó entrever que «quizás apostamos algo», pero rápidamente aclaró: «Plata no, porque él tiene mucha más que yo». El pupilo de Franco Davin, que este año ganó los torneos de Delray Beach y Estoril, dijo también: «Cada vez estoy jugando mejor. Trato de mejorar el físico, la movilidad, la cabeza, tan importante como el tenis para estar arriba y jugar a la par de todos sin dar ventajas».

El otro festejo para la Argentina lo trajo Gisela Dulko, que también se clasificó para la tercera rueda, al derrotar a la búlgara Tsvetana Pironkova por 6-4 y 6-2. Aunque la alegría le duró un suspiro. Es que la tigrense cree que tiene un 20 por ciento de posibilidades de derrotar a su próxima rival, la australiana y finalista el año pasado, Samantha Stosur.

Dejá tu comentario