Demoledor, Ejército sirio desplazó a rebeldes de Alepo

Edición Impresa

Alepo - En una contraofensiva demoledora, el régimen de Bashar al Asad terminó de recuperar Alepo, segunda ciudad del país y capital económica, donde los rebeldes habían avanzado y en la que se había anunciado la «batalla final» tras 17 meses de levantamiento.

Los miembros del Ejército Libre Sirio (ELS, rebelde) confirmaron su repliegue de su bastión de Salahedin, el barrio que controlaban en esta ciudad.

«Hemos realizado un repliegue táctico de Salahedin. Ya no hay allí combatientes rebeldes, a causa de un bombardeo descomunal, y las fuerzas del régimen entraron en el barrio», dijo Husam Abu Mohamad, comandante de la brigada Dera Ashahba del ELS.

Próxima batalla

Otro de los líderes, Wasel Ayub, comandante de la brigada Nur al Haq, precisó por la noche que cinco batallones del ESL seguían presentes en la zona para facilitar la evacuación completa de los combatientes. Por la noche los choques continuaban, precisó este militar.

En Damasco, una fuente de seguridad afirmó que «el Ejército avanza rápidamente en dirección a Seif al Dawla, pero la próxima batalla deberá ocurrir en Sukari», más al sur. «Sólo el 10% de los refuerzos del Ejército fueron utilizados hasta ahora en la batalla», agregó el funcionario que antes había indicado que 20.000 militares fueron desplegados en la región de Alepo para esta batalla presentada como crucial.

Víctimas

Casi 17 meses de violencia dejaron más de 21.000 muertos en el país, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una organización con sede en Gran Bretaña que afirmó que ayer hubo 96 muertos en Siria, de los cuales 37 fueron civiles.

El flujo de refugiados que huyen de la violencia crece cada día. Francia envió por avión un equipo médico militar para ayudar a los que se encuentran en la frontera con Jordania.

Además, las violaciones de las leyes humanitarias condujeron «a un importante desplazamiento de población en Siria», afirmó en tanto el Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos llamando a «las autoridades sirias y las partes implicadas en el conflicto a respetar las leyes internacionales». La agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados estima que más de 276.000 sirios huyeron de la violencia, principalmente hacia Jordania, Turquía y El Líbano.

En paralelo, Irán, fiel aliado al régimen sirio, organizó en Teherán un encuentro «consultivo» sobre Siria con la presencia de representantes de 29 países, entre ellos Rusia, China, Cuba y Venezuela. Al respecto, el jefe de la diplomacia iraní, Alí Akbar Salehi, que presidió esta conferencia, afirmó que «buena parte de la disidencia había aceptado participar en un diálogo con el Gobierno sirio en Teherán sin condiciones previas».

Salehi aseguró que Irán, fiel aliado al régimen de Al Asad, estaba en contacto con grupos de la oposición en el interior de Siria y de ciertos grupos establecidos en el extranjero, sin nombrarlos.

En ese marco, el exministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Lakhdar Brahimi, de 78 años, será designado como nuevo enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria en sustitución de Kofi Annan.

Brahimi, ministro de Exteriores desde 1991 hasta 1993, fue el enviado especial de la ONU para Afganistán entre 1997 y 1999, así como de 2001 a 2004 tras la caída de los talibanes. También fue el enviado de Naciones Unidos para Irak en 2003. Annan había anunciado el 3 de agosto que dejará su cargo como emisario para Siria cuando termine el mes, ya que «hay divisiones en la comunidad internacional».

Agencias AFP, ANSA y Reuters

Dejá tu comentario