Desde el 1 de diciembre rigen tarifas sin subsidio a empresas

Edición Impresa

Se estima que los incrementos para ciertas actividades en gas y en luz superarán el 200%

A partir del 1 de diciembre regirán en todo el país los nuevos precios del gas y la energía eléctrica sin subsidio del Estado nacional para ciertas actividades, con aumentos que superarán el 200% en la tarifa final. Las empresas alcanzadas en esta primera etapa son las dedicadas a extracción de minerales, petróleo y gas, servicios bancarios, financieros, bursátiles, de seguros, casinos y bingos, además de las compañías de telefonía móvil, Telefónica, Telecom, el Aeropuerto de Ezeiza y Aeroparque.

Esos usuarios deberán pagar más por la electricidad y el gas que consumen, pero los ingresos se destinarán íntegramente al Estado para aliviar la carga sobre las cuentas fiscales que resulta de la importación de gas y de combustibles líquidos para las centrales eléctricas. En esta primera etapa el ahorro fiscal será de $ 600 millones, de los cuales se estima que 300 y 300 corresponden a luz y gas, mientras la cifra es muy inferior para el agua porque la eliminación del subsidio sólo rige para la estatal AySA.

En el caso del gas, el Gobierno amplió el fondo fiduciario para la importación que se creó por el Decreto 2067 en noviembre de 2008 por $ 1.300 millones a $ 13.000 millones. Pero no necesariamente la cifra a ingresar por el Tesoro se va a multiplicar por diez, porque, según las voces oficiales, la quita de subsidios va a ser gradual, abarcando nuevas actividades cada dos semanas, lo que incluirá en algún momento a los hogares de mayores consumos.

Costos

De la Resolución I-1982 del Enargas surge que las empresas alcanzadas en esta primera etapa pagarán por cada metro cúbico que consumen un cargo de $ 0,169 si consumen menos de 180.000 metros cúbicos y 0,321 si utilizan más de ese volumen, lo que implica 8 veces más de lo que pagan hasta ahora por ese mismo concepto. Como la factura está integrada por otros conceptos (valor del metro cúbico, distribución, transporte e impuestos), aunque la suba del cargo supera el 700%, el impacto sería de alrededor del 200% en el valor final.

En la electricidad, la Resolución 1301 establece un precio estacional de la energía que supera en un 200% al precio estacional vigente hasta ahora en las tarifas. Ese nuevo valor se factura para todos los usuarios, pero se continúa descontando, con el monto explícito de la subvención en la factura, salvo para las actividades alcanzadas por ahora. El subsidio, para los que lo van a pagar y los que no, sube por lo menos el doble en relación con lo que hasta ahora se considera bajo ese concepto en cada factura.

Más detalles

Otros detalles importantes del cambio que se está produciendo son:

Las distribuidoras de luz y gas de todo el país deberán clasificar a partir de ahora a los clientes no residenciales según el nomenclador de actividad de la AFIP, y no por el nivel de consumo. Se espera que periódicamente, los entes reguladores agreguen nuevos ítems del nomenclador para la eliminación total o parcial del subsidio.

En todas las facturas del país quedará explícito el valor del subsidio, salvo en el caso de las actividades para las que se dictó la eliminación. El monto del subsidio fue ajustado en relación con noviembre de 2008 en el gas y con noviembre de 2009 en la luz, incorporando el aumento de las importaciones registrado en el período y las subas en los precios de esas compras.

En el gas, aparecen cargos también para los residenciales de más bajos consumos que antes no estaban alcanzados y por ahora siguen subsidiados. En R1 (consumo de 0 a 500 metros cúbicos anuales), el cargo es de $ 0,07, y en R21 y R22 (de 501 a 800) de $ 0,108. A partir de R23 las subas por ahora teóricas son espectaculares. Un hogar R33 (que consume de 1.500 a 1.800 metros cúbicos anuales) que pagaba hasta ahora de octubre a mayo $ 0,19 por metro cúbico, deberá abonar 0,662 (un 248% más) si se elimina el subsidio en un 100%.

Las resoluciones publicadas dejan en pie el sistema de penalizaciones por no consumir un 10% menos que en igual período de 2003, aunque hay un ajuste de tarifas que por su magnitud lleva a moderar el consumo.

Aunque para los sectores alcanzados el aumento será fuerte, todavía no se trata del precio de la electricidad y el gas según costos porque no hay cambios en los márgenes de transporte y distribución, que en el caso del gas están congelados desde 2001 (salvo Gas Natural BAN), y en las eléctricas de nivel nacional (Edenor, Edesur y Edelap) no se modifica desde 2007.

Dejá tu comentario