Devaluación lógica

Edición Impresa

 Con otros antecedentes y otros efectos, pero la misma capacidad para sorprender que Arabia Saudita en 1985 (la recomendación "top", de Goldman Sachs era hasta ayer estar vendido en francos), el Banco Nacional Suizo liberó su moneda del ancla instituida en 2011 que la ataba a 1,2 FS por euro. Los banqueros saben que la medida no es gratis, se estima que costará unos u$s 5.700 millones reduciendo el PBI en hasta el 1% e implica un fuerte descrédito ante la falta de señales previas. Por lo pronto ayer la Bolsa de Zürich se desplomó el 10%, con lo peor tocándole a los proverbiales fabricantes de relojes. Si bien al cierre se tranquilizaba un poco (cerró en 1,03 ), apenas se conoció la decisión (que se tomó en conjunto con una reducción de la tasa de referencia al 0,75%, negativa en términos reales), el Franco Suizo alcanzó a "volar" un 30% frente al euro y al dólar (lo que implicaba una suba de 20% en dólares para la Bolsa). Hay que entender que la defensa de la paridad le significó al Central helvético -ante una creciente oposición popular, que ahora se calmaría vía el incremento de su poder adquisitivo; recordar el referendo sobre las reservas en oro de fin de noviembre- aumentar en un 150% sus reservas a u$s 566.000 millones o 70% del PBI (compraba euros buscando apuntalar la moneda común y depreciar la propia) quintándole el dinero a la economía. Lo casi intempestivo de la medida -devaluaron antes que el mercado los devaluara- se vincula a que algo se habría filtrado sobre lo que el Banco Central Europeo estaría por anunciar en su reunión del 22 de este mes (¿será antes?, ¿es un plan masivo de recompra de títulos y medidas intencionales para derrumbar el euro?, ¿los anuncios serán claramente ineficaces y profundizarían la recesión?). El cambio de política implicaría la retirada de uno de los principales compradores de euros lo que impulsaría aún más al "verde" hacia la paridad con el euro. No extraña entonces que el segundo gran ganador de ayer fuera el oro trepando el 2,28% a u$s 1.262,6 la onza (máximo en 4 meses), el tercero los treasuries cuya tasa se desplomó al 1,77% y el cuarto el dólar que trepó al 1,16 por euro. El Dow en su quinta merma consecutiva -demostrando sus propias preocupaciones- perdió el 0,61% al cerrar en 17.320,71 puntos.

Dejá tu comentario