Dólar “blue” aún resiste en medio de crisis de mercados

Edición Impresa

  El dólar oficial anotó ayer otro salto de un centavo, a $ 8,59, en un mercado donde volvió a primar la falta de liquidez. La divisa cosecha un avance de casi tres centavos en las primeras sesiones de enero, luego de permanecer planchado en $ 8,565 durante gran parte del mes anterior.

Es que la fortaleza del dólar en el exterior forzó la mano del Banco Central, que ve cómo las principales monedas emergentes continúan perdiendo valor en el comienzo de 2015. El caso más emblemático es el de Brasil, nuestro principal socio comercial, cuya moneda se ha consolidado en la banda de las 2,70 unidades por dólar.

La mesa de dinero oficial se vio obligada a vender u$s 30 millones en la franja mayorista, en un mercado corto ante la ausencia de los exportadores de granos. Sin embargo, la buena performance del oro (+1,46%) logró compensar el saldo adverso en el MULC. Así, las reservas treparon unos u$s 3 millones hasta los u$s 31.310 millones.

El dólar paralelo, por su parte, cotizó sin variaciones en la barrera de los $ 13,75
. Los cambistas no logran romper con la parsimonia estival, en un segmento que sigue operando bajo la atenta vigilancia del Gobierno. Pero los controles serán en vano si la autoridad monetaria no empieza a esterilizar pesos de la plaza, tras una emisión de $ 60.000 millones en diciembre.

Tampoco amainó la vitalidad del tipo de cambio implícito, que se mantuvo resiliente ante la venta de bonos de organismos estatales para deprimirlo. El contado con liquidación acusó así una suba de 11 centavos, a $ 12,09, mientras que el dólar "MEP" lo hizo en 27 centavos, a $ 12,49.

El canje del Boden 2015 dejó al Gobierno con menor poder de fuego para controlar a los dólares bursátiles. Ahora sus ventas se concentran en el Bonar X, que ayer negoció un 50% más de lo que acostumbra en el mercado de concurrencia, finalizando con un repliegue del 0,98%. El sesgo bajista se trasladó al resto de las emisiones en dólares: el Boden cedió un 0,46%, mientras que el Bonar 2024 perdió otro 1,79%. Se notó mayor liquidez en las series del canje bajo ley extranjera, con una ventaja del 0,65% en el Discount, que contrastó con un rojo del 0,86% en el Par. El desarme se percibió asimismo en Wall Street, donde el riesgo-país argentino creció un 1,20%, hasta los 759 puntos básicos.

En tanto, el deslizamiento del dólar desveló a los bonos "dollar linked": el derivado porteño con vencimiento en 2018 progresó un 3,84%, mientras que el flamante Bonad 2016 lo hizo en un 1,19%. Por el lado de las emisiones en pesos, el cupón PBI en moneda local, una de las peores inversiones de 2014, logró un repunte del 3,70%. Fue una buena jornada también para los títulos posdefault, a través de una mejora del 0,85% en el Bogar 2018 y otra del 0,89% en el Bocon Pr 13.

En el segmento accionario, el panel líder extendió su racha negativa, exhibiendo una retracción del 0,81% hasta las 8.057,87 unidades. El indicador recibió el impacto de la incertidumbre a nivel global, que mantiene prudentes a los inversores, a pesar de haber iniciado la rueda en el terreno positivo. Con apenas $ 102 millones operados, sobresalieron los retrocesos de Comercial del Plata (-2,26%), Edenor (-2,18%) y Banco Macro (-2,06%).

Dejá tu comentario