15 de noviembre 2011 - 13:37

Efecto tasas: crecen plazos fijos en pesos

Mercedes Marcó del Pont
Mercedes Marcó del Pont
A pesar de la caída de los depósitos en dólares, las colocaciones en pesos continuaron en ascenso. En la primera semana de los controles de la AFIP, mientras los depósitos en moneda extranjera tuvieron una caída de u$s 645 millones, los plazos fijos en moneda local aumentaron $ 750 millones. Y en los últimos 30 días el incremento llegó a $ 4.220 millones, equivalente al 4,2%.

La suba de las tasas de interés impulsó a las colocaciones en pesos. En los últimos días, los bancos salieron a pagar hasta un 22,5% a empresas; para el pequeño ahorrista superó el 16%. A estos niveles de tasa, las entidades no sólo consiguieron retener los vencimientos, sino que además captaron más depósitos. Otra lectura es que la tasa de devaluación esperada no se ubica mucho más allá del 15%, ya que de otra manera la tasa debería ser todavía mayor.

La suba de la Badlar (tasa de plazo fijo mayorista) fue notoria en los últimos dos meses: saltó de un promedio del 12% anual al 20%. El aumento fue primero impulsado por el propio Gobierno en las colocaciones de Lebac, pero luego la dolarización de portafolios impulsó en forma significativa los rendimientos para incentivar al ahorrista a quedarse en moneda local.

La evolución de los depósitos en pesos resulta una variable central tanto para las entidades como para el Gobierno. Sucede que en la medida en que el aumento continúe en buenos niveles, los bancos podrán mantener un importante ritmo de expansión del crédito. En cambio, si el aumento de depósitos se frena, la posibilidad de prestar más se verá restringida. En las últimos encuentros con banqueros, la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, les pidió que mantengan el ritmo de aumento de las financiaciones, tanto en pesos como en dólares.

¿Cómo seguirá la evolución del mercado de pesos hasta fin de año? Lo más probable es que las tasas permanezcan en estos niveles altos, aunque no se esperan aumentos adicionales. Sucede que el Banco Central continúa con una política laxa: la base monetaria mantiene un crecimiento del 34% en términos interanuales. A fin de octubre financió en $ 2.000 millones adicionales al Tesoro y emitiría más en diciembre para hacer frente a los rojos que la administración pública enfrenta a fin de año (en particular, por el pago del medio aguinaldo). Esa masa de recursos que se estarían volcando al mercado seguramente le pondrá un tope al aumento de tasas.

Claro que emitir más pesos puede generar, al mismo tiempo, una renovada corrida al dólar. Pero en este caso jugará el verdadero «torniquete» que dispuso la AFIP sobre el mercado cambiario. En consecuencia, es probable que la presión no se sienta mucho sobre el mercado oficial (que el Central maneja ahora sin demasiadas preocupaciones, ante la restricción de la demanda), pero sí presionaría sobre el precio del dólar en el mercado informal, o el paralelo.

Dejá tu comentario