El avance actual y el futuro de las Bolsas europeas: ¿irracional?

Edición Impresa

Tras el cierre de la rueda de ayer, lunes, queda concluido uno de los mejores meses para las Bolsas del mundo, siendo el mejor octubre desde 1974.

El principal índice de la Bolsa de Madrid, el Ibex35, ha sabido avanzar cerca de un 15% en este mes, el selectivo europeo, Stoxx50 subió mas de un de 19%, el FTSE de Londres cerca de un 17%, Alemania recuperó posiciones, ganando un 24% e Italia y Francia lograron escalar un 20% aproximadamente, todos ellos solamente en octubre. Misma situación le corresponden a los índices americanos y a la mayoría de las Bolsas del mundo.

Ahora lo interesante es preguntarse, ¿por qué ocurre este avance? ¿Por qué ahora? ¿Por qué en este mes? ¿Por qué en este contexto?

Lo paradójico es que este gran avance se da en un contexto de extremo pesimismo, incertidumbre económica, dudas sobre el futuro de Grecia y la eurozona, países industrializados con altos índices de endeudamiento, crisis política y de popularidad política de los gobernantes, etc.

Tanto desde esta columna, como a nuestros clientes, sociedades de Bolsa, charlas de mercado y capacitaciones insistimos en que los mercados se saturan y que en contextos de malas noticias desde el plano económico y social, se dan grandes reversiones de mercado. Este avance parece irracional para la mayoría de los analistas fundamentales. Lo cierto es que para nosotros no lo es, más que nada porque consideramos que lo que ocurre en el mercado nunca es racional, sino más bien todo lo contrario.

La subas evidenciadas en octubre no se condicen con los indicadores económicos, niveles de desocupación récord, las protestas sociales, crisis económica, etc.

Es cierto para aquellos que creen en el calendario bursátil que octubre es uno de los meses más importantes para la Bolsa. Pero también lo es noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre.

Los niveles de negativismo social y económico, registrados en octubre han saturado el mercado y por ello el avance actual.

Gran parte del mundo inversor esperan a que se definan acuerdos políticos y/o económicos con respecto al futuro europeo, para recién decidirse a invertir, pero a fines de cuenta terminan perdieron una gran oportunidad de ganancia, y los números arriba lo reflejan.

En este nuevo contexto bursátil, y luego de tal avance registrado en el último mes, los únicos que terminaron perdiendo fueron los que se posicionaban cortos, o vendidos en el mercado. La suba actual, indudablemente obligó a reajustar posiciones y pasarse de vendidos a comprados, equilibrando el negativismo con el optimismo, a la vez que octubre finaliza con una gran y buena noticia, la cual es justamente el acuerdo alcanzado por los líderes europeos.

Por lo tanto, ¿qué debemos esperar para el futuro de los índices europeos? Veamos...

Luego de haber replicado el movimiento de la caída ocurrida en 2010, el Ibex35 recuperó posiciones desde los mínimos de 7.500 unidades, hasta los niveles actuales, enfrentando resistencias importantes, coincidentes con el 38,2 por ciento de fibonacci de toda la caída iniciada a comienzos del año pasado, escollo ubicado en 9.290 unidades.

Consideramos mientras no se dé un quiebre por encima de los máximos actuales, logrando superar de manera consistente la resistencia ubicada en 9.290-9.300 puntos, podremos ver debilidades, aunque de manera limitada, hacia la zona de 8.900-8.650 unidades, desde donde la tendencia alcista deberá ser retomada con intenciones de atacar y superar los 9.300 unidades y acceder luego a niveles superiores, siendo la zona de 9.700-10.200 y potencialmente 10.400 puntos nuestro próximo objetivo y de importante resistencia para el selectivo madrileño.

Únicamente, con subas directas por encima de 9.300 puntos, descartaremos cualquier baja adicional y pasaremos a sugerir por una continuidad alcista rumbo a los máximos mencionados.

El avance del índice londinense, el FTSE100 ha sido impresionante, logrando colocarse por encima de resistencias importantes, coincidentes con el 61,8% de fibonacci de toda la caída iniciada en los máximos de 6.100 puntos, registrado a comienzos de año.

Tal superación habilita avances adicionales hacia niveles superiores, considerando a la vez que los mínimos vistos en agosto pasado han sido piso de mercado importantes.

De igual manera que para el Ibex35, el esquema de fondo, el alcista, aunque de corto plazo podremos ver recortes que sepan colocar el selectivo de regreso a 5.550 puntos o potencialmente 5.420 unidades, junto a soportes inferiores para el FTSE y desde donde las subas deberán ser retomadas, con chances de acceder nuevamente por encima de 5.800 primero y 5.900-6.100 unidades luego, junto a los máximos previos.

Sólo con alzas directas por encima de 5.800 unidades, quedará descartado cualquier proceso correctivo mayor y quedará habilitado avances adicionales que sean capaces de colocar a las cotizaciones junto a los máximos propuestos.

El índice DAX de Alemania ha recortando el 61,8% perfecto de fibonacci y desde allí ha sabido recuperar posiciones, enfrentando a resistencias importantes, ubicadas en 6.560 puntos.

Consideramos que recién ante un quiebre por encima de tal obstáculo quedará habilitado un esquema de avances mayores que sea capaz de colocar al selectivo de regreso a los máximos previos, en torno a 6.900-7.000 puntos primero y potencialmente 7.200-7.500 unidades luego, junto a escollos importantes para el índice en cuestión.

Mientras tal quiebre no se presente, aún quedarán chances de que ciertas debilidades tomen mayor protagonismo, llevando a los precios de regreso a 6.100 puntos o potencialmente a 5.890 unidades, junto a soportes importantes para el DAX y desde donde las subas deberán retomar su curso tal como lo proyectado.

Conclusión:

A modo de conclusión podemos mencionar que octubre le ha dado otra cara al mercado, pero que justamente en los meses previos al mismo, se han dado altos niveles de negativismo y malas noticias en gravedad y en cantidad, tanto en el ámbito bursátil como en el ámbito económico y social, generando niveles de saturación.

Estas circunstancias son grandes generadoras de piso de mercado y por ello el avance hasta los valores actuales. Las subas de octubre deja a los principales índices bursátiles del mundo junto a resistencias importantes, que ante la superación de los mismos, significará un piso definitivo y un esquema de avances adicionales. Todo ello dentro de un contexto de crisis económica y de deuda soberana, crisis política, social, etc. El mercado es anticipación. El mismo no refleja la actualidad económica y en contextos de malas noticias es cuando se dan importantes reversiones, así como los grandes techos se dan con muy buenas noticias.

Es cierto. Es irracional el avance dentro del contexto actual. Pero también es cierto que el mercado es, fue y será siempre así. Veamos cómo sigue...

Dejá tu comentario