¿El euro retomará la tendencia bajista?

Edición Impresa

Dentro del análisis técnico existe la escuela Elliotista, la cual considera que un activo financiero se mueve bajo 5 movimientos a favor de la tendencia y recorta en 3 movimientos contratendenciales.

La tendencia puede ser alcista, por lo que los techos y pisos serán ascendentes, y bajista, siendo los pisos y techos descendentes. Por lo cual si el activo se encuentra en tendencia alcista, veremos 5 movimientos alcistas a favor de la tendencia y 3 bajistas, recortando parte de las ganancias acumuladas, y dentro de una secuencia contratendencial en ABC.

En cambio, si el activo se encuentra en tendencia bajista, veremos 5 movimientos a la baja a favor de la tendencia y 3 alcistas contratendenciales.

Adicionalmente, Elliott agrega nuevas restricciones tales como: la onda 3 no puede ser la más corta de la secuencia, la onda 2 puede recortar hasta el 100% de toda la onda 1, las onda 4 recorta el 38% de Fibonacci de la onda 3 y excepcionalmente el 50% de Fibonacci de la onda 3, no pudiendo solapar con los mínimos (o máximos) de la onda 1, dependiendo de si se trate de una tendencia alcista o bajista.

Esta introducción es para ilustrar el escenario actual del cruce euro-dólar en el que vemos que ha tenido un gran bull-market desde sus comienzos hasta los máximos de 1,60 en 2007, de 1,60 dólar dentro de 5 movimientos tendenciales y desde allí ha recortado posiciones, dentro de una onda A hasta 1,23 dólar, luego un triángulo en B, y el ajuste actual forma parte de la onda C.

Ahora bien, este esquema presentado ya ha sido expuesto en notas anteriores desde esta misma columna, y efectivamente el euro ha regresado a los mínimos de 1,205, desde donde hemos visto una recuperación, hasta el cierre de la semana previa en 1,257 dólar.

¿Qué esperar para el cruce euro-dólar?

Vemos que desde la iniciación del movimiento en postriángulo en los máximos de la onda E se ha dado la primera secuencia de caída desde 1,42 hasta 1,26 dólar, luego una recuperación en onda 2 hasta los máximos de 1.348 dólares y desde allí nuevamente han quedado retomadas las bajas, dentro de la onda 3, la cual internamente también contiene 5 movimientos bajistas hasta los mínimos de 1.205 dólares y desde donde las subas han sido retomadas, aunque contratendencialmente.

Incluso la onda 5 de 3 también presenta 5 movimientos claros a la baja, por lo cual la secuencia bajista se encontraba completa en los mínimos de 1.205 dólares y por ello la última recuperación.

Si bien las subas sobre el cierre de la semana han sido bien anticipadas por nuestros reportes dado que el mercado dejó una llave de reversión alcista diaria en la semana previa, consideramos al avance hasta los niveles actuales más bien como parte de un movimiento contratendencial en onda 4. Estas ondas generalmente recortan entre el 38,2% y el 50% de Fibonacci de toda la caída en onda 3. Vemos que el euro se encuentra enfrentando la zona del 50% de Fibonacci de toda la caída en onda 3, a la vez que ha realzado 3 movimientos contratendenciales, una onda A, B en triángulo y onda C hasta los máximos actuales, y luego ha frenado el avance.

De corto plazo vemos que tanto tiempo la divisa no logre superar el escollo de 1.275 dólares, aun consideraremos que las debilidades deberán quedar retomadas con intenciones de regresar a 1.224 dólares primero y 1.204 más tarde en el corto plazo.

Luego, con el quiebre debajo de tal nivel, quedará habilitada una continuidad bajista, coincidente con nuestro análisis y con chances de acceder a niveles inferiores en torno a 1,18-1,15 dólar primero y valores más deprimidos más tarde hacia la zona de 1,12-1,10 dólar, junto al 61,8% de todo el avance desde los mínimos hasta los máximos de 1,60, y coincidente a su vez con objetivo de postriángulo en B y desde donde esperamos un piso de largo plazo y una reanudación de las subas como tendencia principal.

En caso de nuevos avances vemos que los máximos actuales de 1.275 dólares son escollos de mayor peso, junto al 50% de Fibonacci y la 4 de menor grado y desde donde esperamos que la tendencia bajista quede retomada con intenciones de acceder a los mínimos propuestos.

Sólo con el quiebre de 1.275 dólares, las debilidades mencionadas quedarán postergadas y podremos ver una continuidad en el avance, aunque el mismo continuaría dentro de una secuencia contratendencial hasta la zona de 1,29 dólar, siendo los máximos de 1,33-1,35 dólar, las resistencias críticas de mediano plazo para el euro y desde donde la tendencia bajista deberá quedar finalmente retomada.

Adicionalmente a este análisis, vemos que la psicología juega un rol fundamental. En nuestra última nota relacionada con el euro y las principales monedas estudiábamos la psicología eufórica que se daba en los máximos de 1,60 para el euro, ya sea en España y en todo el Viejo Continente.

El tema fundamental en este análisis es poder identificar si la psicología en Europa es lo suficientemente negativa como para poder predecir un piso de mercado en estas instancias. A visión de quien escribe, aún no se ha dado la saturación necesaria negativa para poder predecir un piso de mercado para la moneda común. La gravedad existe desde el punto de vista económico, pero la situación no ha sido realmente canalizada de manera constante y suficiente por la sociedad, repudiando la crisis económica actual. Es por ello que consideramos que la tendencia bajista, si bien se muestra completa en una de sus fases, aún vemos que la misma no se ha completado en el mediano y el largo plazos.

Consideramos que una vez accedido a los mínimos de 1,10 dólar, la psicología en Europa no será la misma sino de un tenor negativo mucho mayor, con un agravamiento de las condiciones socioeconómicas y políticas, por lo que contaremos con argumentos psicológicos adicionales como para poder predecir un importante e histórico piso de mercado para el euro.

Identificar tales circunstancias le dará al analista y al inversor una gran oportunidad de anticipación y poder lograr sacarle ventaja al mercado.

En conclusión, la psicología no muestra señales de piso de mercado. Si bien hay una situación de gravedad económica, tal esquema no ha sido totalmente repudiado y rechazado por el conjunto de la sociedad europea. Deberemos ver mayores protestas y rechazos por parte de la sociedad a la crisis económica que acecha al Viejo Continente para que el mercado finalmente entienda que se ha llegado a un estado de saturación y de gravedad suficiente como para comenzar a dar la vuelta.

A su vez, la tendencia bajista se muestra intacta, y si bien se han dado avances, los mismos se muestran más bien como parte de una secuencia contratendencial. Técnicamente vigilaremos las resistencias a los fines de poder anticipar un cambio de tendencia o más bien un regreso de las debilidades como tendencia principal; mientras tanto, la cautela y el sesgo bajista en el análisis se mantendrán intactos. Veamos... 

Dejá tu comentario