El músculo no duerme

Edición Impresa

El clima festivo de la Capital Federal se trasladó a la puerta del predio de Ezeiza y el alambrado perimetral no fue sólo el límite sino también donde los más de 300 hinchas que se acercaron hasta el búnker del seleccionado llegaron a colgar un par de banderas de apoyo al equipo que puertas adentro seguía con el plan de trabajo. Divididos en tres grupos, por primera vez Diego Maradona tuvo a los 23 futbolistas a su disposición desde que comenzaron las prácticas de preparación para el Mundial de Sudáfrica. Diez de los once titulares ante Canadá realizaron movimientos regenerativos alrededor de una de las canchas.

El único que no trabajó a la par del resto fue Jonás Gutiérrez, que sufrió una fatiga muscular que no tiene riesgo, pero que por consejo del kinesiólogo Luis García hizo trabajos en el gimnasio acompañado por el otro que sufre alguna molestia, Lionel Messi. La sobrecarga muscular que lo dejó afuera del amistoso del lunes tampoco le permitió entrenar con normalidad ayer.

Precaución

Si bien la lesión no es de gravedad, precaución es la palabra coincidente entre los integrantes del cuerpo médico y técnico y también del propio jugador entre su círculo íntimo. En definitiva, si el partido del debut ante Nigeria se jugara hoy, Leo estaría a la par de todos.

Los otros once seleccionados realizaron un entrenamiento de fútbol reducido del que formaron parte los tres últimos en sumarse al grupo, Walter Samuel, Martín Demichelis y Diego Milito, que ayer, en declaraciones por ESPN Radio Rivadavia, dijo que «no me conformo con estar en la lista y voy a dejar la vida por un lugar entre los once. Sería el mejor regalo porque estoy en un momento fantástico y lo voy a tratar de explotar».

La destacadísima temporada en el Inter, en la cual marcó goles en las definiciones de los tres títulos que consiguió el equipo italiano, lo ubican cada vez más cerca al delantero surgido en Racing de la órbita del Real Madrid, por expreso pedido del futuro entrenador merengue, el portugués José Mourinho, que también puso los ojos en Ángel Di María para reforzar al plantel del Real.

Unión del grupo

Maxi Rodríguez sólo sufrió un golpe en el tobillo derecho ante los canadienses y ayer trabajó sin inconvenientes. «Lo más valioso que tenemos es la unión del grupo, nos sentimos realmente fuertes en lo anímico. En lo futbolístico es todo más fácil. Nuestro primer objetivo es buscar la clasificación a octavos y estar concentrados en cada partido», dijo ayer el volante que milita en Liverpool de Inglaterra.

Hoy el plantel volverá a entrenar por la tarde a puertas cerradas. El viernes, a las 18:15, el equipo argentino estará emprendiendo viaje hacia Sudáfrica para instalarse en la concentración de la Universidad de Pretoria desde el sábado próximo.

Dejá tu comentario