El neocamporismo con nostalgia inmobiliaria

Edición Impresa

Fue el comando desde el cual, la noche del 11 de marzo de 1973, Héctor Cámpora, "El Tío", personaje revisitado 30 años después por el kirchnerismo, saludó tras su triunfo. Fue, ahí, el momento cúlmine de un proceso que 49 días después terminó en renuncia.

Ayer, a modo de celebración, sectores del kirchnerismo recordaron los 40 años de la victoria del Frejuli y, en ese marco, se reunieron en el local de Oro 2484, esquina Santa Fe, que fue declarado como Patrimonio Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Varios referentes K se juntaron en la fachada del edificio y desde ahí hablaron. Estuvieron el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, los dirigentes de La Cámpora Andrés "Cuervo" Larroque y Juan Cabandié, los legisladores Juan Carlos Dante "Canca" Gullo, Gabriela Alegre y "Tito" Nenna, entre otros.

"El 11 de marzo de 1973 se terminó colectivamente con una pesadilla: la de pensar que podía haber democracia con el pueblo fuera de la Casa de Gobierno y se recuperó el sueño de una Argentina para todos", afirmó el funcionario y previsiblemente, como todo en el ideario K, comparó aquel episodio con la llegada de Néstor Kirchner al Gobierno.

Aquel 25 de mayo de 2003, dijo Abal Medina, "terminamos con otra pesadilla, la de una Argentina para pocos". Ya enfocado en la actualidad, luego de la mención a la victoria de 1973 tras la cual, en esa misma esquina, Cámpora habló para más de 100 mil seguidores, volvió con los elogios a Cristina de Kirchner.

"Hay algunos que hablan de relato... qué relato ni relato, nosotros hacemos políticas públicas concretas, esto es el kirchnerismo, trabajar todos los días, las 24 horas, para transformar la realidad", aseguró.

Más a tono estuvieron otros oradores, por ejemplo, Alegre. "Para los de mi generación es muy emocionante ver a los miles de jóvenes que se incorporan a la militancia para llevar adelante el proyecto transformador que Néstor y Cristina iniciaron en 2003. Como en 1973 los ideales de un país con justicia y oportunidades para todos y el sueño de transformar definitivamente nuestra Patria están más vigentes que nunca". Ayer, otro sector tuvo su propio encuentro con recordatorio a Cámpora y un homenaje a Hugo Chávez. Lo hizo el Movimiento Evita que reunió a mil dirigentes de todo el país para plantear los ejes del debate que impulsan hacia afuera y hacia adentro del dispositivo K del que forman parte.

En esa línea plantearon como una de las cuestiones esenciales la "violencia institucional" además de la situación crítica de inseguridad y marginalidad de la juventud, mientras que enfocaron otros tres aspectos: el frente agrario, la defensa de la identidad y la cuestión de género.

Dejá tu comentario