El Pacífico se luce en playas del norte de Perú

Edición Impresa

El extremo norte de Perú posee algunas de las playas más hermosas del Pacífico. Tal vez puede sonar exagerado, pero no lo es, ya que se trata de una región con una riqueza única -en los departamentos de Tumbes y Piura- que se expresa en amplias superficies de arena y en balnearios en los que la naturaleza aún puede disfrutarse libremente. Las olas son otro de los grandes valores locales, lo que convierte a la región en una meca para surfistas de todo el mundo.

Tumbes es uno de los sitios clave. Esta ciudad, cabecera del departamento homónimo, se encuentra en el límite con Ecuador, a casi 1.300 km de Lima, en el preciso lugar donde llegó Francisco Pizarro en 1528 para aniquilar al imperio de los incas. Casi 500 años después, el escenario no ha variado demasiado: playas de arena fina, altas palmeras y rojas langostas por doquier. La proximidad a la línea ecuatorial hace de estas playas de este departamento un lugar ideal para el surf, el buceo, la pesca o simplemente para los veraneantes en busca del sol y el calor.

A partir de Tumbes se abre el panorama de increíbles sitios, como Puerto Pizarro, a 13 km, en la región de esteros y manglares, con aguas cálidas y tranquilas, y poco profundas. Se puede llegar en transporte público, por apenas

u$s 1, accediendo a una playa poblada de pesqueros artesanales, lo que da lugar a la posibilidad de probar todo tipo de platos a base de mariscos. Frente a la playa se encuentra la Isla del Amor, rodeada por exuberantes manglares, la cual puede visitarse en un paseo en lancha.

Siguiendo camino hacia el sur se ubican las playas El Bendito, con su pintoresco pueblito de pescadores; Hermosa, con pequeñas olas que rompen a 40 o 50 metros mar adentro; La Cruz, mucho más concurrida que sus vecinas, sitio donde Pizarro estableció la cruz de la conquista en 1532; y Grau, a 23 kilómetros de Tumbes, con aguas tranquilas y fina arena.

Luego se llega otros balnearios más populares, como Zorritos, a 28 kilómetros de Tumbes. Es una playa de arena blanca y fina, de oleaje continuo y aguas cálidas que promedian los 26 ºC. Es el sitio más concurrido en época de verano, preferido por los turistas nacionales y extranjeros, ya que cuenta con una variada plaza hotelera.

Bocapán y Hervideros se ubican aún más al sur, y finalmente se llega a Playa Punta Sal, el otro destino fuerte de Tumbes, a 80 kilómetros de dicha capital departamental. Se divide en Punta Sal Grande y Punta Sal Chica, esta última, una playa curva y aislada, de arena blanca, que está resguardada por dos pequeñas puntas.

piura

Siguiendo al sur se llega finalmente a Piura, la primera ciudad fundada en Perú por Pizarro, en 1532, a 970 km de Lima. En el departamento homónimo se encuentra Máncora, el balneario de mayor renombre en el norte de Perú, a 187 kilómetros distante de la ciudad de Piura. La playa está entre las quebradas Fernández y Cunulsa, es ancha y se caracteriza por presentar pequeñas depresiones que dependen de las filtraciones del mar. De aguas tibias y excelente sol, tiene forma de media luna y su superficie está conformada por arena fina de aproximadamente 20 kilómetros de largo y, para los entendidos, con oleaje reef break e izquierda larga semitubular. De noviembre a marzo es la mejor época para el surf, ya que entran crecidas del norte de hasta tres metros de altura. El público de Mácora suele ser joven, por lo que hay mucha oferta de bares y locales nocturnos, especialmente sobre la avenida Piura, la principal calle de Máncora.

Al nordeste de Máncora se encuentra Poza de Barro, una piscina natural de alta temperatura, con propiedades curativas.

También se puede acceder a playa Las Pocitas (conocida como "Máncora Chico").

La playa Los Órganos es otra de las grandes paradas que pueden hacerse en el norte peruano. A 175 km de la ciudad de Piura hacia el norte hay una playa larga y ancha, al pie del cerro Peña Mala. Es la otra cara de Máncora, ya que es muy tranquila. Desde allí parten tours de avistamiento de ballenas jorobadas, desde julio hasta octubre.

La ruta costera puede seguir hacia Cabo Blanco, 153 km al norte de Piura, que es una caleta de pescadores y, al igual que Lobitos, es considerada como ideal para la práctica profesional del surf.

Dejá tu comentario