El peronismo ahora sin el “Chueco”

Edición Impresa

 Un grupo de familiares y dirigentes resistió ayer la lluvia y el cumplimiento de las obligaciones del día electoral para acompañar el entierro de los restos de Juan Carlos Mazzón, el ingeniero jefe del peronismo desde hace 30 años, quien murió a los 71 años el viernes por la noche por una crisis cardíaca.

Mazzón estaba en una cena con amigos y famliares y sufrió una descompensación. Uno de los presentes intentó maniobras de recuperación que fueron en vano después de dos episodios de reanimación exitosos. Cuando llegó una ambulancia, ya había fallecido.

En el sepelio de ayer y en velorio que se hizo el sábado coincidieron todos los asistentes en lamentar la desaparición del operador mayor del Partido Justicialista y en destacar el vacío que crea su ausencia hacia adelante. También políticos de otros partidos lamentaron el deceso del "Chueco" por el rol de armador que rebasaba los márgenes del peronismo y se proyectó a otros partidos.

Era el mejor conocedor del peronismo nacional, al que prestó servicios desde los años 70, primero como dirigente del FEN de Mendoza (provincia a la que fue desde Santa Fe, donde había nacido, a estudiar ingeniería en petróleo) y después de "Guardia de Hierro". Allí forjó relación con varias generaciones de dirigentes.

La proyección de Mazzón era nacional e intervino en la conformación de alianzas del peronismo en todo el país durante más de tres décadas, incluyendo muchas de las que se se presentaron en la elección de ayer. Junto con Jorge Landau ejerció el cargo de apoderado del oficialismo durante años. Su tarea tuvo alcance nacional, especialmente en Mendoza y en Santa Fe, en donde conducía ligas de intendentes que le respondían como jefe partidiario. También tenía gravitación en San Juan por su estrecha relación con la etnia de los Gioja. Dominaba sobre el consejo nacional del PJ y fue responsable de congresos, cumbres partidarias y documentos que acompañaron todas las campañas del peronismo.

Fue funcionario de los gobiernos de Carlos Menem, Eduardo Duhalde y Néstor y Cristina Kirchner. Fue asesor de este matrimonio en la Convencion Constituyente de 1994. También estuvo vinculado a los elencos de Domingo Cavallo. No ocupó cargos electivos pese a ser el promotor de centenares de candidaturas. Desde marzo pasado, después de ser asesor presidencial durante doce años, era consultor de Daniel Scioli. Su arco de relaciones en el peronismo era tan ampio que había convertido en una tradición anual una reunión con sus referentes de todo el país en los meses de diciembre, algunas de las cuales llegarón a sumar un millar de invitados. También era un ritual la celebración de su cumpleaños en la primera semana de enero en Mar del Plata, ciudad en donde solía pasar los veranos.

El velatorio se realizó en una sala del barrio porteño de Palermo, hasta donde se acercaron, entre otros, Scioli, Eduardo Fellner, Rosana Bertone, Juan Manuel Urtubey, Francisco Pérez, Alberto Pérez, Gabriel Mariotto, Jorge Landau, José Luis Manzano, Eduardo Valdés, Emilio Pérsico, Jorge Taiana, Jorge Telerman, Eduardo Camaño, Gustavo Marangoni, Martín Ferré, Juan Courel, Mariano Cascallares, Dalmacio Mera y Juan Manuel Abal Medina. En el velorio había coronas enviadas por Cristina de Kirchner, Amado Boudou y Oscar Parrilli.

Dejá tu comentario