“El teatro me dio formación política”

Edición Impresa

• DIÁLOGO CON SUSANA RINALDI, QUE VUELVE CON SHOW DE TANGOS CLÁSICOS
Una de las mayores figuras que tiene el tango argentino, la cantante, actriz y frecuente representante cultural regresa al Teatro El Picadero con un espectáculo en el que interpretará numerosos clásicos del repertorio tanguero.

Susana Rinaldi, una de las mayores figuras que tiene el tango argentino, viene de hacer un espectáculo con canciones de Chico Novarro en el que presentó un disco que le dedicó a este gran autor. "Cuando lo escuchó, me llamó y dejó un mensaje en el contestador: 'Soy Chico Novarro, muy lindo, muchas gracias'". Así, como es él, con pocas palabras me dijo todo y para mí fue hermoso saber que le había gustado...", comenta a este diario.

Agregada cultural en Francia hasta diciembre último, debía volver a viajar este mes a París invitada por la Unesco para participar de una reunión de embajadores de buena voluntad. "Me habría encantado ir; porque además iba a acompañarme ni nieto, el mayor de los hijos de Alfredo. Iba a participar de ese encuentro, a arreglar algunos asuntos personales que habían quedado pendientes y de paso a ver amigos. Pero tuve un accidente en Rosario, en un taxi, que finalmente me hizo quedar. Íbamos en un auto con María Graña y dimos contra un poste. Mi cara golpeó con el parabrisas, me lastimé, me sangraba todo y se me inflamaron mucho la nariz y la cara. Conclusión: que al médico le pareció más sensato que no viajara".

Dialogamos con ella:

Periodista: ¿Qué la lleva a distraer tanto su carrera profesional para dedicarse a estos asuntos?

Susana Rinaldi:
Quizá es la abogada que quise ser y no fui. En eso me parezco a mi madre, que fue siempre defensora de sus compañeros. No sé. Me interesa la cosa pública. Soy de hablar siempre y de no callarme nada. La AADI es una batalla que damos los intérpretes para defender nuestros derechos. Desde la llegada de Leopoldo Federico hemos mejorado muchísimo. De unos pocos miles pasamos a 37.000 asociados, ya tenemos sedes en Santa Fe y en Córdoba, hemos hecho acuerdos con sociedades hermanas de otros países.

P.: Hablábamos de Chico Novarro. Pero en general, usted siempre le ha dado importancia al trabajo de los autores y los compositores. ¿Es simplemente porque usted no compone su propio repertorio?

S.R.:
Los autores son los que me formaron. Yo estudié simultáneamente canto de cámara (me gustaban los "lieder" y eso era lo que quería cantar) en el conservatorio de música y teatro en el conservatorio de arte dramático. Fueron escuelas muy importantes para mí. El teatro me dio una cosa más política; los maestros me dieron enseñanzas que fueron más allá de lo técnico. Esas son las palabras que hicieron lo que soy y por eso tengo especial respeto y admiración por los que dicen aquello que me representa.

P.: ¿Por qué tiene abandonada entonces su profesión de actriz?

S.R.:
A lo mejor es porque no tengo la capacidad de comprender por qué hoy importa tan poco el lenguaje. Por eso no me siento entusiasmada. Lo que sigo teniendo regularmente es mi presencia en "Las dos carátulas", el radioteatro de Nora Massi. "Un guapo del 900", "La dama de las camelias". Son piezas que me encanta hacer...

P.. El próximo 4 de noviembre se presentará en el Teatro El Picadero.

S.R.:
Así es. Volveré sobre muchos de los temas más clásicos del tango y de los autores que tanto amo: "Yuyo verde", "Tinta roja", "Naranjo en flor", "A un semejante", "El trompo azul", en fin... Voy a tener como director musical a Juan Carlos Cuacci, como siempre, y al grupo que me viene acompañando últimamente: Mariano Cigna en bandoneón, Nicolás Guerschberg en piano, Jorge Pérez Tedesco en cello y Juan Pablo Navarro en contrabajo. Los mejores en sus instrumentos. Y además tendremos diferentes invitados en cada función, como Pablo Agri, Osvaldo Piro, mi sobrino Juan Esteban Cuacci si puede venir desde España, y algunos más.

Dejá tu comentario