Femicidios, desigualdad y aborto, los ejes del multitudinario paro de mujeres

Edición Impresa

Marcharon desde el Congreso Nacional hacia la Plaza de Mayo, donde hubo un importante acto de cierre.

Miles de manifestantes marcharon hacia la Plaza de Mayo como culminación del Paro Internacional de Mujeres, iniciativa a la que adhirieron unos 40 países en reclamo de igualdad de salario, en contra de la violencia patriarcal y por la ampliación de derechos de género, entre ellos el derecho al aborto legal.

En un escenario montado en la Plaza se realizaron discursos a favor del Ni Una Menos, con la presencia de Nora Cortiñas, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), y la dirigente del PTS Myriam Bregman, entre otras personalidades.

El Paro Internacional de Mujeres comenzó con un "ruidazo" frente al Congreso de la Nación.

La manifestación se inició a las 12 en diferentes calles, oficinas, escuelas y en las cabeceras de las líneas de los subtes y estaciones del ferrocarril Sarmiento. Uno de los puntos donde comenzó el "ruidazo" fue en el cruce de avenida Rivadavia y Callao, donde un grupo de mujeres cortó la calle, en cercanías al Palacio Legislativo.

Otra de las manifestaciones la realizó un grupo de trabajadoras del subte, en la estación Congreso de Tucumán de la línea D, donde más de una decena de mujeres llevaban en su pechera la inscripción: "Somos las mujeres trabajadoras que movemos Buenos Aires". También, en Moreno al 600, en el barrio porteño de Montserrat, un grupo de empleados y empleadas de comercio participaron del "ruidazo" con bombos y trompetas. Ya más caída la noche, una multitud se concentró en la Plaza de Mayo, mientras muchas manifestantes arribaron desde el Congreso punto de encuentro de decenas de agrupaciones y mujeres independientes.

Las mujeres -con la presencia de hombres, en su mayoría jóvenes- reclamaron contra la violencia de género, la cultura patriarcal, la discriminación, la desigualdad de género y el pedido de justicia por las víctimas de femicidios.

El discurso fue consensuado en tres asambleas e incluyó entre sus principales puntos resaltaba: "Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. Toda lucha feminista es la que nos tiene a las mujeres organizadas contra el patriarcado en las calles, en las plazas, en las casas y en las camas". "Paramos porque hacemos visible el mapa del trabajo en clave feminista. Paramos las ocupadas y desocupadas, las asalariadas y las que cobramos subsidios, las cuentapropistas y las que realizamos tareas domésticas y de cuidado", señaló el documento.

Si bien el acto terminó pasadas las 20.30 de forma pacífica, sólo algunos minutos después comenzaron los incidentes frente a la Catedral.

Es que allí un grupo reducido de manifestantes comenzaron a prender fuego y a escribir consignas contra la iglesia y a favor del aborto en las puertas de la Catedral porteña. La Policía respondió a la protesta con gases lacrimógenos provocando algunas corridas y complicaciones al cierre de un acto histórico en el Día de la Mujer.

Dejá tu comentario