Huracán le amargó la tarde a Boca

Edición Impresa

Una campaña tan floja y con tantos problemas como la de esta temporada de Boca no se podía despedir de la Bombonera con otra cosa que no fuera una derrota y eso fue lo que ocurrió.

Boca volvió a jugar mal y aunque no mereció perder ante un discreto Huracán, terminó con las manos vacías por su propia impotencia ofensiva y por la lentitud de una defensa que dio muchas ventajas.

Fue la despedida de Nicolás Gaitán que se va al Benfica, pero no fue la despedida esperada, porque, aunque tuvo algunos encuentros con Juan Román Riquelme (¿también se despidió?), nunca pudo desequilibrar a una defensa bien parada y protegida por tres mediocampistas defensivos.

Huracán eligió el contraataque como única arma ofensiva y sacó un gran rédito de su elección, porque cuando faltaba un minuto para terminar el primer tiempo, Adrián Peralta robó una pelota en su campo y escapó a toda velocidad, definiendo ante la salida de Javier García.

Boca empató al inicio del segundo tiempo, gracias a Gabriel Paletta, que se encontró con un rebote en el área y salió a buscar el triunfo descuidándose atrás. Lo pagó caro, porque a los 33 minutos, en un contraataque aislado, Machín remató de afuera del área y la pelota rozó en Muñoz, descolocando a Javier García.

Para Boca fue la despedida más lógica, en una temporada que quieren olvidar muy rápido.

Dejá tu comentario