Interna en Santa Fe el domingo define show electoral nacional

Edición Impresa

Santa Fe - Con las internas partidarias, abiertas, simultáneas y obligatorias del domingo, Santa Fe sobresale en el calendario electoral del año porque definirá un potencial escenario político nacional, además de los candidatos a gobernador y vice, intendentes, senadores, diputados, concejales, que competirán en los comicios generales de la provincia del 24 de julio.

Como primeras elecciones internas, abiertas, simultáneas y obligatorias del año en el país, se convierten automáticamente en la antesala de las primarias generales del 14 agosto, que definirán los postulantes de cada partido para las presidenciales del 23 de octubre. Pero, asismismo, la elección tiene otro condimento: se estrena a nivel nacional el sistema de boleta única, en el que el elector deberá marcar el candidato elegido con un bolígrafo sobre papel.

Además de poner en marcha la sucesión del mandatario socialista Hermes Binner, la configuración del mapa de candidatos -que presumen el respaldo de las figuras con intención de pelear por la Presidencia- hace que este proceso tenga aroma a ensayo previo para que los aspirantes midan fuerzas en una megaencuesta. Es también la primera entrada amplificada en la escena electoral para el Partido Socialista, que llega a la interna dividido.

Para las elecciones de Catamarca, Chubut y Salta, que fueron para definir cargos ejecutivos, y la consulta popular de San Juan, la Casa Rosada optó por la estrategia de la «nacionalización» de los comicios provinciales y buscó adueñarse de los triunfos de Lucía Corpacci, en Catamarca, de Juan Manuel Urtubey, en Salta y de José Luis Gioja, en San Juan.

Diferente fue el caso del conflictivo sufragio en Chubut, que aunque todavía sigue sin escrutinio definitivo, ya tuvo sus repercusiones al echar por tierra los sueños del gobernador Mario Das Neves de pelear por la presidencia.

Con una lógica similar, Binner ya condicionó su futura cruzada hacia Balcarce 50 a la victoria en las internas locales de su precandidato y actual ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, quien se enfrenta

-sobre todo- al titular del PS

y senador nacional, Rubén Giustiniani.

También se presentan para pujar por el podio en el Frente Progresista Cívico y Social, aunque con menores chances según los últimos sondeos, los radicales Mario Barletta (intendente de Santa Fe) y Luis «Changui» Cáceres.

Para el otro Frente, el justicialista Santa Fe Somos Todos, también son cuatro los jugadores. El titular del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, es quien más presume del aval de Cristina de Kirchner y, de hecho, desarrolló su campaña con un claro basamento en las políticas del Gobierno nacional.

Con Rossi, el kirchnerismo pretende volver a alzar su bandera en una provincia que el PJ perdió a manos de Binner, que la Presidente puso en su contra con la Resolución 125 y que cuenta, y aquí un dato fundamental, con un porcentaje de electores importantes a nivel país. Lo que se decide en Rosario, la tercera ciudad más poblada del país después de Buenos Aires y Córdoba, puede incidir más en unos comicios generales que cualquier provincia patagónica, por ejemplo.

Los otros candidatos que quieren ser «el hombre del PJ» son el intendente rafaelino, Omar Perotti, que cuenta con el visto bueno del diputado y exgobernador Jorge Obeid, además de sectores ligados al senador y también exmandatario provincial Carlos Reutemann; el excanciller Rafael Bielsa, el único que se atrevió a disputarle a Rossi el apoyo presidencial; y finalmente, con menos chances, el reutemista Juan Carlos Mercier.

Desde otro rincón, por Unión-PRO, el actor cómico Miguel del Sel se prueba el traje de candidato, aunque participa sin competidores puertas adentro del macrismo santafesino.

Entre varias encuestas que adelantaron las tendencias, el ánimo por armar un mapa de los resultados de las generales locales del 24 de julio mostró con arrasadoras cifras que el Frente Progresista seguirá a cargo de la Casa Gris: quien surja como candidato este domingo en el progresismo sería el sucesor de Binner. Pero para afirmar algo más, sin embargo, todavía falta el diario del lunes.

Dejá tu comentario