Ishii: “Es irreversible, voy a desafiar a Scioli”

Edición Impresa

«Es irreversible» dice Mario Ishii. Y se despacha con un soliloquio sobre la competencia, la amplitud del peronismo, los traidores y la necesidad de que el kirchnerismo bonaerense tenga, el 14 de agosto, internas. «Y yo -dice- voy a estar en la interna».

El intendente de José C. Paz juega contra la presunción que reina en el PJ bonaerense. Que quedó aislado, le partieron su armado paceño, que junta eso que un peronista llama «los que no tienen fiado» en referencia con los dirigentes agotados o sin atractivo.

Esa enumeración sirve como prólogo para pronosticar que Ishii, luego de haberse pronunciado públicamente 10 días atrás como rival de Daniel Scioli, finalmente desensillará y no se anotará como candidato. El alcalde los refuta. «Voy a desafiar a Scioli», asegura.

- ¿Está decidido, no hay vuelta atrás? -le preguntó ayer Ámbito Financiero.

- Es irreversible.

- Usted dijo antes que sólo se bajaba si se lo pedía la Presidente. ¿No se lo pidió?

- Lo sostengo, pero estoy seguro que Cristina jamás me pediría que no compita.

- ¿Ya lo habló con ella?

- Un poco. Pero esta semana voy a verla. Pero ella no tiene nada que ver con mi candidatura.

Ishii gambetea ese asunto sensible pero, sobre todo, trata de despegar a la Presidente de su jugada bonaerense. Admite, de hecho, que «hoy los números son adversos» por lo que involucrar a Cristina en su aventura podría derivar en un costo para la Presidente.

«Todo puede cambiar en un rato» se incentiva.

El fin de semana circuló la versión de que Ishii se había visto con Cristina de Kirchner el jueves último y que en esa charla, la mandataria le dio vía libre para competir. «Si no me dan lugar, tengo que pelear» se afirma que argumentó el alcalde. Ishii lo niega.

Pidió hace tiempo, número de lista para la primaria. Registró el 678, reminiscencia obvia al programa de Canal 7 aunque el intendente, entre sonrisas, asegura que eligió ese número porque son los tres de la patente de su auto. No se esfuerza por ser creíble.

Repite, además, los fundamentos de por qué es necesaria una interna: afirma que con un solo candidato a gobernador y postulantes únicos a intendente en la mayoría de los distritos, sectores del peronismo que respaldan al Gobierno se quedan sin espacio y pueden verse tentados a migrar a otros armados.

Para darle entidad a esa afirmación, cuenta que sólo le falta armar en 16 o 17 distritos de los 135 de la provincia de Buenos Aires. Mantiene, además en reserva a su potencial candidato a vice. «Tengo tres opciones, pero lo voy a decir el mismo sábado si no los quieren comprar», afirma.

Deberá en estas horas, presentar ante la junta electoral del Frente para la Victoria bonaerense, la cantidad de avales requeridos. Tiene que juntar y certificar el respaldo de 21.216 personas para que su candidatura pueda competir en la primaria del 14 de agosto.

Hasta el sábado, de todos modos, queda abierta la puerta para que Ishii desista de forzar una interna en el peronismo. Él considera «irreversible» esa competencia, pero tiene para estos días una cita pautada con la Presidente. Quizá la orden final sea otra.

Pablo Ibáñez

Dejá tu comentario