Kenzo también vende su colección de arte

Edición Impresa

París - Un mes después de la venta de la colección Yves Saint Laurent-Pierre Bergé y a pocos días de la subasta del legado de Versace, otro famoso creador de moda, Kenzo Takada, anunció ayer que va a subastar su colección de arte, unas 1.300 piezas entre ellas obras de arte contemporáneo, lacas japonesas, muñecas amerindias y estatuillas chinas. Todo ello estimado en principio entre 1,5 y 1,8 millón de euros.
Kenzo Takada, más conocido con el nombre y la marca «Kenzo», que él creó pero que ya no le pertenece, decidió mudarse de su residencia parisiense, situada cerca de la plaza de la Bastilla, y vender su colección de arte.
La subasta, a cargo de la casa Aguttes, se realizará los días 16 y 17 de junio en la sala Drouot Montaigne de París.
«He vivido en esta casa, a la que me mudé en 1989, durante 20 años. Necesito cambiar, poner punto final a esta página», declaró el diseñador, de 70 años, en conferencia de prensa dada en la mansión, que ya ha vendido, y de la que se mudará en las próximas semanas.
«Cuando llegué aquí, quería una casa con un jardín japonés. Mi sueño se realizó, y ahora quiero vivir de otra manera», dijo, precisando que va a mudarse a un departamento de 250 m2 con vistas de París, algo que le «faltaba» en su casa actual. «Es lo contrario», agregó.
La casa que Kenzo deja, de tres pisos y veinte habitaciones, tiene una piscina interior, dos terrazas y dos jardines japoneses, uno de ellos con una cascada. Las distintas habitaciones están adornadas con cientos de objetos de arte.
«No soy un coleccionista», afirma sin embargo el diseñador, que vendió hace una década su marca al consorcio de lujo LVMH. «Pero viviendo aquí, fui coleccionando poco a poco porcelana japonesa, objetos de China, de Tailandia, de Africa».
Esta colección no puede compararse a la de Saint-Laurent-Bergé, qu eera sobre todo europea y clásica», declaró el martillero Claude Aguttes. «Kenzo compró piezas en el mundo entero, y algunas de ellas son dignas de un museo», agregó.
Entre las piezas más cotizadas se cuentan un caballo de madera de la época Han, de 2.000 años de antigüedad, estimado entre 80.000 y 100.000 euros, una estatuilla tailandesa de oro macico de 600 gramos que data de los siglos VII a IX (60.000-100.000 euros), estatuillas de damas de la época Tang (15.000-20.000) y esculturas jmeres, así como muñecas kachinas de América, algunas de las cuales pertenecieron al escritor André Breton.
La subasta incluirá también una colección de kimonos, un prototipo de biombo realizado por Kenzo para Baccarat. Cerámicas japonesas contemporáneas y adornos procedentes de Oceanía figuran asimismo en la colección.
Agencia AFP

Dejá tu comentario