La alianza Quad rechaza “cambios por la fuerza” en Asia

Edición Impresa

Tokio - Los líderes de Japón, India, Australia y Estados Unidos advirtieron ayer en Tokio contra los intentos de cambiar por la fuerza el statu quo de las relaciones internacionales, en medio de la preocupación creciente sobre la posibilidad de que China invada Taiwán.

Un comunicado conjunto de la denominada alianza Quad evitó mencionar directamente el creciente poderío militar chino en la región, pero dejó pocas dudas de cuáles son sus preocupaciones.

El documento, en lenguaje cauteloso, también aludió al conflicto en Ucrania, sin presentar una postura conjunta sobre la invasión rusa, que India se ha negado a condenar.

“Con la invasión rusa a Ucrania, que sacude los principios fundamentales del orden internacional, confirmamos que los intentos unilaterales de cambiar el statu quo por la fuerza nunca serán tolerados en ningún lugar, en especial en la región de Asia-Pacífico”, declaró el gobernante japonés, Fumio Kishida.

Junto al líder japonés participaron en la cumbre el presidente estadounidense, Joe Biden, y los primeros ministros de India, Narendra Modi, y Australia, Anthony Albanese.

“Nos oponemos firmemente a toda acción coercitiva, provocativa y unilateral que busque cambiar el statu quo e incrementar las tensiones en la zona, como la militarización de áreas en disputa, el uso peligroso de buques guarda costas y milicias marítimas, y los esfuerzos por interrumpir las actividades de explotación marítima de otros países”, agregó el comunicado.

“Provocación”

Horas después del final de la cumbre, Japón afirmó que aviones chinos y rusos volaron juntos sobre el mar de Japón y el mar del China Oriental, unas maniobras que Tokio calificó como “provocadoras”.

“En un momento en el que la comunidad internacional responde a la agresión de Rusia contra Ucrania, el hecho que China efectuara este tipo de acción en colaboración con Rusia, que es el agresor, es un motivo de preocupación que no debe ser subestimado”, dijo el ministro de Defensa, Nobuo Kishi.

Los cuatro países del Quad buscan convertir el grupo en un contrapeso al ascenso militar y económico chino, pese a sus diferencias.

Para ello presentaron un plan para invertir al menos 50.000 millones de dólares los próximos cinco años en proyectos de infraestructura en la región, así como una iniciativa de vigilancia marítima considerada como una forma de fortalecer el monitoreo de las actividades chinas.

Las iniciativas responden a la creciente preocupación regional con la actividad militar de Pekín, que incluye vuelos de aviones de combate, ejercicios navales y el asedio a barcos pesqueros.

Dejá tu comentario