La defensa de Potocar pidió que se aparte a Campagnoli

Edición Impresa

En el escrito sostiene que “vulnera el principio de imparcialidad” e “interpreta la prueba a su conveniencia”.

La defensa del suspendido jefe de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, José Pedro Potocar, acusó al fiscal José María Campagnoli de "vulnerar" el principio de imparcialidad, de tener "un interés particular" en perjuicio del jefe policial y de "interpretar la prueba a su conveniencia" en la investigación que tiene en el centro de los cuestionamientos al separado funcionario, acusado de ser el jefe de una asociación ilícita que cobraba coimas y extorsiones a comercios de Núñez y Saavedra a cambio de protección. Con estos argumentos, ayer los doctores Cristian Poletti y Raúl Alcalde, abogados del comisario, pidieron al juez de instrucción Ricardo Farías que el fiscal sea removido "de forma urgente" de la causa. Hoy Campagnoli se defenderá de la recusación y presentará sus argumentos ante el magistrado para rechazar la solicitud del acusado y continuar al frente de la investigación.

Entre los puntos sobre los que Farías deberá resolver en la disputa, se encuentra el de la prueba colectada. Específicamente el cuaderno de notas encontrado en la Comisaría 35a de Núñez, que Campagnoli y su equipo sostienen que fue escrito por el comisario prófugo Norberto Villareal. Mientras Poletti afirma que el fiscal "no ordenó llevar a cabo un peritaje caligráfico" y que, entre otras inconsistencias, no contactó para extraerle testimonio al legislador José Cruz Campagnoli, cuyo nombre aparece en la libreta, elemento controversial que generó suspicacia por tratarse de un casi homónimo del fiscal.

La defensa de Potocar también destaca en su presentación que el fiscal aseguró en una entrevista poseer "documentación contable de los comercios" como prueba de la coima. Sin embargo, varios comerciantes que sus equipos "aún no fueron peritados", razón por la cual aún se les retienen las computadoras secuestradas.

En su escrito, los defensores de la parte acusada hacen referencia a la gran cantidad de entrevistas que ofreció el fiscal sobre el tema en donde aseguró que hay "un sinnúmero de pruebas" contra el jefe de la Policía de la Ciudad, entre otras afirmaciones. Alcalde y Poletti aseguraron que "el raid periodístico" visibiliza "un interés particular en perjuicio de nuestro asistido que se explica por su vocación política, su afán de trascender ante el gran público o por capricho, no lo sabemos, pero que redunda en la afectación de la garantía constitucional del debido proceso: la pérdida de objetividad lo deslegitima como fiscal de la causa".

El comisario Potocar -designado a fines del año pasado como flamante jefe de la Policía creada para asumir el control de las 53 dependencias porteñas que históricamente pertenecieron a la Federal- ya lleva más de diez días preso en un edificio de Gendarmería en la zona de Retiro. De acuerdo con lo que consignan fuentes tribunalicias, seguirá allí por al menos otras dos semanas ya que la Sala VII de Casación concedió tratar la apelación de la excarcelación del comisario denegada la semana pasada, con una audiencia fijada para el 11 de mayo. Para esta tarde está previsto que la familia del suspendido comisario encabece una movilización. La iniciativa fue convocada por los hijos del detenido para las 18.30 frente al palacio de Tribunales, con el objetivo de reclamar por su inmediata liberación. Mientras tanto, los efectivos de la fuerza siguen aguardando que la autoridad política defina cómo continuará institucionalmente el control de la institución.

Dejá tu comentario