Los empresarios se despegaron del “rulo judicial” y piden más dólares oficiales

Edición Impresa

Desde las centrales fabriles se mostraron contrarios a esa práctica. Reclaman al Gobierno “sintonía fina” para que no se frene la producción.

El “festival de importaciones” que describió Cristina Kirchner tocó su punto máximo durante el mes pasado: de acuerdo a los datos que difundió ayer el INDEC las compras al exterior alcanzaron los u$s7.870 millones en mayo, pero este fenómeno se explica en gran parte por los altos precios de la energía que hizo crecer al rubro más de un 220% interanual. Los sectores productivos siguen señalando dificultades para acceder a insumos, reconocen que pueden existir casos de conductas especulativas y rechazan la intervención de la Justicia en la administración del comercio. “No tiene que haber pícaros de ninguno de los dos lados: ni del Estado, ni de los privados”, dijo Javier Madanes Quintanilla, presidente de Aluar y Fate.

La cuestión del acceso a las divisas capta hoy la atención de todo el gabinete económico. El ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, realizó una gira por entidades empresariales en donde esa agenda ocupó un lugar central. Tanto la Unión Industrial Argentina(UIA), como la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), con matices, apoyaron la idea de “sintonía fina” que postula el ex embajador en Brasil para priorizar el ingreso de los insumos que necesita la industria para producir.Según pudo saber Ámbito, en las tres entidades también fueron enfáticos en rechazar el mecanismo de “rulo judicial” que denunció Cristina Kirchner el lunes y que este medio detalló ayer. En la UIA fueron concretos al señalar: “nosotros no presentamos amparos, lo que hacemos es dialogar con los funcionarios, las divisas que pedimos son para insumos y maquinaria”. En esa línea se mostraron confiados en que cualquier modificación que se pueda realizar al esquema actual de control en las importaciones, no impactará en el sector.En la misma línea, Madanes Quintanilla aseguró que los industriales todavía atraviesan dificultades para acceder a las divisas. “Mientras tanto, aparece un juzgado que otorga una medida cautelar y ahorra todo el recorrido administrativo y burocrático. Es importante trabajar con precisión y que las normativas se cumplan. Que no haya pícaros de ninguno de los dos lados: ni del Estado ni del sector privado, que es lo que termina ocurriendo”, dijo el empresario.Como contó este medio, el mecanismo del rulo judicial es simple: se realizan múltiples denuncias por una misma importación hasta que la causa cae en los juzgados 6,8 o 9 del fuero contencioso administrativo que fallan rápida y sistemáticamente a favor de quienes solicitan acceder a dólares a cotización oficial para luego usufructuar la brecha cambiaria que ya supera el 90%.Según pudo saber Ámbito, el mecanismo no es habitual entre las grandes firmas que saben que después de eso contarían con dificultades para cada proceso de importación. Por eso, el ruido se extendió hacia las gremiales empresarias, que rechazaron esta práctica.En cuánto a la cuestión de fondo, se espera que la semana que viene se conozcan nuevas medidas para afilar la administración del comercio. El foco estaría puesto sobre las licencias automáticas, que representan el 70% del total de las importaciones. El Gobierno apuesta a una “sintonía fina” que lleve a las importaciones a un valor tope de u$s6.500 millones mensuales.

Dejá tu comentario