Marcos Juárez, termómetro electoral incómodo para Macri

Edición Impresa

• DELLAROSSA BUSCARÁ REELECCIÓN EL DOMINGO EN ENCLAVE CORDOBÉS QUE FUE EMBRIÓN DE CAMBIEMOS
Primer test post crisis, donde coalición PRO-UCR-Frente Cívico defiende poder ante alianza del PJ y vecinalismo. Auguran escenario parejo en un distrito agrario impactado por las retenciones.

Mauricio Macri enfrentará el domingo un incómodo test, que podría convertirse en un primer termómetro electoral del impacto del tembladeral financiero y político que busca pilotear: buscará su reelección el intendente macrista Pedro Dellarossa en la localidad cordobesa de Marcos Juárez, enclave donde se impuso en 2014 una sociedad entre la UCR y el PRO que resultó embrionaria de lo que meses después fue Cambiemos.

En sociedad con el radicalismo, el PRO y el Frente Cívico, Dellarossa pulseará por Cambiemos -esta vez sin e-voto, por razones económicas- con Eduardo Foresi, quien encarna una alianza entre el PJ y Unión Vecinal, y que recibió un fuerte respaldo del gobernador peronista Juan Schiaretti. El tercero, a priori sin terciar en la puja central, es el kirchnerista Gustavo Tuesca.

En la primera mitad del año primaba el optimismo en el entorno de Dellarossa. Pero las urgencias que derivaron en el retorno de Argentina al FMI golpearon las expectativas iniciales, y el tiro de gracia -afirman no sin malicia desde filas peronistas- fue el retorno de las retenciones a las exportaciones, por el duro impacto sobre el campo, que por esos pagos pesa fuerte y es motor de fuerte malestar.

Desde el oficialismo municipal se esperanzan aún con una victoria, aunque por un margen mucho más moderado. A tono con esa mirada, los últimos días de campaña se quedaron sin la tradicional lluvia de desembarcos de funcionarios nacionales de peso (en rigor, urgidos por otras prioridades), que sí desfilaron en los meses previos por la ciudad. Una estrategia que, en los hechos, apuntó a municipalizar la contienda e intentar desprenderse del barniz de la nacionalización.

"Hay un escenario parejo, pero con Cambiemos punteando", aseguraron desde despachos nacionales a Ámbito Financiero, y negaron que el presente nacional haya incidido en un acortamiento de la brecha entre los candidatos.

"La pulseada será cerrada", dijeron desde filas peronistas a este diario, además de remarcar que "hace cuatro años fueron la vedette del PRO, pero con este presente están muy preocupados por el impacto de la coyuntura nacional, más allá de los malabares que intenta hacer Dellarossa".

En plan de espaldarazo, el intendente recibió en las últimas semanas el respaldo in situ de los cuatro precandidatos a gobernador de Cambiemos, que aspiran a pelearle la reelección a Schiaretti en 2019: los radicales Ramón Mestre y Mario Negri, Héctor Baldassi (PRO) y Luis Juez (Frente Cívico).

Previsiblemente, el tenso presente que enfrenta Macri multiplicó las expectativas de Foresi, actual director del Hospital Regional de Marcos Juárez.

De hecho, el propio Schiaretti -líder de Unión por Córdoba- habló de "empate técnico", durante su paso a fines de agosto por esa ciudad.

"Hay una desesperación de la gente por la situación actual nacional; en los barrios están muy preocupados por la falta de trabajo y lo difícil que se hace pagar los aumentos de las tarifas", arengó en las últimas horas Foresi, y propuso una reducción del 20% del Impuesto Automotor.

Desde ambas veredas saben que el resultado de la votación no podrá esquivar una lectura nacional, por ser el primer test en plena tormenta cambiaria -podría volcarse en las urnas un potencial voto castigo contra el Presidente con epicentro en el agro, mientras que una victoria representaría un poco de oxigenación-, por ser Marcos Juárez una experiencia fundacional para Cambiemos, y por darse en la previa al electoral 2019 en la provincia que dibujó la mayor sonrisa electoral a Macri en las presidenciales de 2015.

El 7 de septiembre de 2014, Dellarossa obtuvo un sonoro triunfo por seis puntos con una alianza entre vecinalistas, macristas, radicales y juecistas, que representó una alquimia anticipatoria de la sociedad entre la UCR y el PRO dentro de Cambiemos.

"La elección se va a nacionalizar; si ganamos, de alguna manera se va a interpretar como un espaldarazo a Macri", admitió meses atrás el actual intendente, cuando aún no había estallado el terremoto cambiario.

Dejá tu comentario