“Mi isla mágica es Fernando de Noronha”

Edición Impresa

«Al terminar el Colegio Newman, estudié arquitectura en la UBA. Pero lo cierto es que desde mi infancia estuvo presente el diseño, conviví con telas, ropas, criterio de elegancia y de moda. Vengo de una familia de industriales textiles con más de cien años en el país. Un padre empresario, que estudió en Columbia diseño industrial, y mi madre, como el resto de las mujeres de la casa, estaban consideradas entre las más elegantes de la Argentina, y eran primera fila de los desfiles de alta costura y pret de lujo», recuerda entre expresivos ademanes Laurencio Adot, el argentino que ha conquistado con sus diseños un lugar internacional en el mundo de la moda.

Periodista: ¿Cuándo te animás al mundo de la moda?

Laurencio Adot: En la época de Alfonsín, luego de un revés económico familiar, abrí mi primera boutique en un departamento de la avenida Del Libertador, tenía 22 años. Ahí empiezo una carrera que nunca paró. En ese momento, filas de madres e hijas esperaban ser atendidas por «el niño Adot». Al año me descubre Josefina Laurent y me lleva a producir mi primer desfile en el Club Francés de Recoleta, donde colapsé la capacidad, y de ahí pasé al Alvear, y al centro de alta costura. Fue así que pase de asistir con mis abuelas, mujeres claves de mi vida por sofisticadas y por dar gran apoyo en mi carrera, a llenar salones con la alta sociedad, con modelos y actrices.

P.: ¿Quiénes eligen tus diseños?

L.A.: Vestí toda la generación de actrices, modelos y conductoras de televisión de toda América Latina. En la enorme lista están entre muchas otras: Valeria Mazza, Inés Rivero, Cecilia Roth, Inés Estévez, Mariana Fabbiani, Andrea Frigerio, Cecilia Bolocco, Susana Giménez, Mía Maestro, y actrices de Almodóvar, como Victoria Abril.

P.: ¿Ya comenzabas a ser reconocido en el exterior?

L.A.: Comencé a salir en medios de prensa internacional, como la Vogue inglesa, Harpers Bazaar de Estados Unidos. Fue entonces que Womens Wear Daily me definió como «el nuevo Oscar de la Renta» en 2001. Salí en Point de Vue, en Hola. En Japón estuve en la Coleccioni Donna. Conquisté el Premio Moet Chandon 2003 en Francia, y fui embajador de la marca dos años, y también de Cartier Francia y la Argentina. En 2001 gané el «Fashion Week of Américas» en Miami, el «Premio excellence in Haute Couture» donde compitieron 23 diseñadores de toda América Latina.

For export

P.: ¿Tus diseños se venden hoy en el exterior?


L.A.: Mi Colección Tango está en 23 tiendas de Estados Unidos como Neiman Marcus, Saks, Maxfield. Eso me hizo conocido en toda América como estilista latino-argentino, y estoy en los Fashion Weeks representando la moda argentina en Panamá, Colombia, México, Perú, Paraguay, Brasil y Uruguay. Viajo y presento mi ropa en showrooms de Nueva York y París. Vendo en los Emiratos Árabes mi alta costura. Además, represento entre otras marcas a Rosa Cha, famosas mallas de Brasil. En la Argentina, en 2005, abrí la tienda multimarca «Dot Store» en la Avenida Alvear, y tengo mi showroom, en la Avenida Santa Fe, con las tres líneas: Laurencio Adot Couture, Dot Store (que en abril presento con Fibertel de main sponsor) y la Línea Novias.

P.: Esta profesión tuya, ¿es un viaje constante?

L.A.: Vivo viajando. Casi tres meses del año me lo paso por el mundo, y eso que le tengo miedo al avión (ríe). Pero amo viajar, he viajado toda mi vida tanto con mi familia como con amigos. Recorrí toda Europa. He conocido Asia, Australia y Marruecos.

P.: ¿Hay algún lugar que disfrutes más?

L.A.: Muchos. Amo París, Praga, Londres, la Costa Azul, España entera y Copenhague. El verano en Europa, las playas griegas y el sol de Cerdeña en un barco con amigos, la noche de Ibiza y descansar en Mallorca en familia. Eso sí, mi ciudad de trabajo y cultura es Nueva York.

Segunda casa

P.: ¿Hoteles o casa de amigos?

L.A.: Ambos. Igual, desde que tengo Dot Store, viajo mucho por trabajo a Río de Janeiro. Asisto a sus fashion weeks en enero y junio, y ahí aprovecho sus playas. Me encanta el hotel Copacabana Palace y el Hotel Fasano, con todas las celebrities mundiales alrededor de la terraza mirando Ipanema. Río de Janeiro es hoy mi segunda casa. Vivo el estilo de vida carioca, que adoro, una excelente combinación, ciudad-playa. Están mis mejores amigos y tengo la idea de retirarme algún día y trabajar de periodista de estilo para el mundo, con una base central ahí.

P.: ¿Planeás tus viajes?

L.A.: Sí, me tengo que organizar por las temporadas, combinar desfiles y después de todo necesito relax, algo fundamental. El próximo alto del verano me lo voy a pasar en Trancoso, Bahía y Angra dos Reis. Paraísos de la naturaleza, lugares que no dejan de sorprenderte. Como Fernando de Noronha, una isla mágica exclusiva, con pocas posadas que miran un mar verde. El fin de año pasado estuvieron Penélope Cruz y Javier Bardem. Allí hay mucha paz, surf, buceo. Un paraíso universal, un secreto bien guardado.

P.: ¿Nos das un adelanto del invierno 2010?

L.A.: Minimalismo en la ropa, pero con texturas nobles de seda. Colores neutros con base en negro, el rey. Rojo sangre, esmeralda, violeta y los metálicos: oro y plata y cobre. Muy glam retro 50, bien femenino. Guantes, tocados, medias, joyas y pieles. El cuero, vedette (80) y los vestidos sexys y drapeados. Accesorios fuertes. Carteras grandes y zapatos muy altos. Estilo glam, chic. Una tendencia futurista con detalles clásicos.



Entrevista de Sara María Louzan

Dejá tu comentario