Murió a los 74 Eduardo Galeano, referente de la izquierda latinoamericana

Edición Impresa

El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, autor de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) y referente del pensamiento de izquierda en el continente, murió ayer a los 74 años en Montevideo, víctima de un cáncer de pulmón contra el que luchaba hace tiempo.

Aquel libro, para varias generaciones la "Biblia de la izquierda antiimperialista" que agotó edición tras edición y que fue uno de los más censurados por los gobiernos dictatoriales durante la década del 70, fue sin embargo motivo de la propia autocrítica del autor. "Para mí, esa prosa de la izquierda tradicional es aburridísima", dijo hace exactamente un año en Brasilia, durante la Segunda Bienal del Libro y agregó: "No sería capaz de leerlo de nuevo. Caería desmayado. Ese libro intentó ser una obra de economía política, solo que yo no tenía la formación necesaria. No me arrepiento de haberlo escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada".

Pese a ello, la obra continúa siendo objeto de veneración en la izquierda, que ayer la exaltó como una de las mejores en su género. "Las venas abiertas de América Latina" obtuvo, en 1979, el Premio Casa de las Américas de Cuba y, dos décadas más tarde, el Premio a la Libertad Cultural de la Fundación Lannan de EEUU, dedicada a promover la literatura contemporánea y las artes visuales.

En 2009, durante una Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, el entonces presidente venezolano Hugo Chávez le regaló un ejemplar a Barack Obama, que estrenaba su presidencia con la promesa de un "cambio". El gesto de Chávez volvió a disparar las ventas del libro, que en sus últimas ediciones había agregado un prólogo de Isabel Allende.

Nacido en Montevideo el 3 de septiembre de 1940, Galeano se inició como periodista en el desaparecido semanario "Marcha", al que también estuvieron vinculados desde Juan Carlos Onetti -era secretario de redacción- a Hugo Alfaro, Arturo Ardao, Homero Alsina Thevenet, Alfredo Zitarrosa, Salvador Puig y Mario Vargas Llosa. Algunos de ellos participaron en el proceso que condujo a la unidad de la izquierda y la formación del Frente Amplio (FA) en 1971, lo que significó en ciertos casos la prisión, la clandestinidad o el exilio.

Ese fue el caso de Galeano, que tras el golpe de Estado de 1973 se exilió primero en la Argentina (donde participó en la fundación de la revista "Crisis") y después en la costa de Cataluña, hasta que con el retorno de la democracia pudo volver a Uruguay. Galeano tuvo posiciones cercanas a las del Partido Socialista de Uruguay (PSU), de definición marxista-leninista, pero en los últimos años estuvo más cerca del sector que lidera el ex presidente y actual senador José Mujica, que participó de la guerrilla armada en la década de 1960 hasta inicios de 1970, cuando fue desarticulado Tupamaros.

El escritor era fanático del fútbol, una pasión compartida con su colega Mario Benedetti (1920-2009), e hincha del club Nacional de Montevideo. Reflejo de esto fueron entre otros sus libros "Su majestad el fútbol" y "El fútbol a sol y sombra". Galeano siempre criticó a intelectuales de izquierda y de derecha que consideraban que el fútbol desviaba a los pueblos de sus destinos revolucionarios. Además de "Las venas abiertas de América Latina", también escribió la serie "Memoria del Fuego", con la que intentó contar el desarrollo de América Latina a través de leyendas indígenas y detalles olvidados por la historia oficial; el muy sentimental "El libro de los abrazos" y "Patas arriba".

Su último libro fue "Mujeres", en el que trazó retratos de personalidades femeninas como Juana de Arco, Rosa Luxemburgo, Rigoberta Menchú, Marilyn Monroe, Rita Hayworth y Camile Claudel.

Dejá tu comentario