Museo vienés pagará u$s 19 M por obra robada por los nazis

Edición Impresa

Nueva York - El Museo Leopold de Viena acordó pagar 19 millones de dólares a los herederos de una coleccionista de arte judía a quien los nazis robaron un cuadro de Egon Schiele que ha sido objeto de una polémica judicial en EE.UU. desde que se confiscó en Nueva York en 1999, informó ayer la Fiscalía federal de Manhattan.

La oficina que dirige el fiscal Preet Bharara anunció un acuerdo que pone fin a una batalla legal iniciada hace más de una década, cuando las autoridades estadounidenses ordenaron la confiscación de varias obras cedidas al Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) por el museo austríaco, y que demandaban como propias dos familias judías.

Entre ellas se encontraba «Retrato de Wally» (1912), del pintor austríaco Egon Schiele (1890-1918), que era reclamada por los herederos de Lea Bondi Jaray, una marchande de arte judía vienesa que fue forzada por los nazis a entregarles sus propiedades y a exiliarse a Londres cuando Alemania ocupó Austria.

El acuerdo anunciado el martes supone que el Museo Leopold, entidad fundada por el estado austríaco para recoger las propiedades de Rudolf Leopold, considerado el más importante coleccionista privado de arte en Austria y fallecido el pasado 29 de junio, deberá abonar 19 millones de dólares a la familia Bondi a cambio del óleo.

Según detalla la Fiscalía de Manhattan, Bondi era la propietaria de «Retrato de Wally», un cuadro que le fue expoliado, junto a otras propiedades, por el coleccionista nazi de arte Friedrich Welz y que, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, fue entregado por el Ejército de EE.UU. a la Galería Nacional de Austria. Años después, Bondi intentó recuperar el cuadro con la ayuda del coleccionista Leopold, quien, sin embargo y según la Fiscalía, la engañó para quedarse con el cuadro, con lo que el óleo pasó a engrosar la lista de obras de arte que hicieron famoso al austríaco.

Desde entonces, e incluso después de la muerte de Bondi en 1969, su familia luchó para conseguir la propiedad de la pieza, mientras que Leopold, que llegó a contar con una colección de 5.400 pinturas, incluidas 250 de Schiele, afirmaba que él era su legítimo propietario.

En septiembre de 1997, el Museo Leopold cedió al MoMA una serie de cuadros de Schiele, entre los que se encontraba «Retrato de Wally», lo que hizo que dos años después las autoridades estadounidenses iniciaron un proceso legal debido a que podría tratarse de arte robado.

Tras numerosas apelaciones, en 2009 una jueza estadounidense determinó que el cuadro en cuestión era una propiedad privada de la familia Bondi que había sido robada y pidió al Museo Leopold que demostrara que el coleccionista austríaco no conocía la historia del cuadro cuando se hizo con él. La misma jueza programó una vista para el próximo 26 de julio para seguir adelante con el caso, algo que no será ahora necesario tras el fallecimiento de Leopold el pasado mes y tras el acuerdo alcanzado por las partes.

El fiscal Bharara consideró, que «la determinación de Lea Bondi Jaray y su familia da esperanza a otras personas que han perdido preciadas propiedades y arte por el robo de los nazis».

Agencia EFE

Dejá tu comentario