No logró Romney bajar a candidato que lo complica

Edición Impresa

Washington - En el cierre del plazo para anotar candidaturas por el estado de Missouri, el republicano Todd Akin decidió mantener su postulación al Senado, pese a la intensa presión ejercida por Mitt Romney, a quien podría complicar en la reñida elección presidencial.

Romney, su compañero de fórmula Paul Ryan y la cúpula del Partido Republicano presionaron en los últimos días a Akin para que se bajara de la carrera al Senado, luego de que éste considerara el domingo que una «violación real» no produce embarazos.

«Vamos a seguir en esta carrera hacia el Senado», dijo Akin en el programa de radio que presenta el político republicano Mike Huckabee, exgobernador de Arkansas, tras reiterar su convicción de que el aborto debe ser ilegal en «todas las instancias, incluidas las de incesto y violación». De hecho, vencido a las 17 el plazo de la ley electoral de Missouri, el polémico Akin no declinó su postulación.

Además de que los dichos del candidato podrían quitarle votos a Romney, la pérdida de la silla en disputa por Missouri podría restarle al Partido Republicano mayoría en el Senado en la reñida elección de noviembre. La Cámara Alta está hoy dominada por los demócratas por estrecho margen. Akin, miembro de la Cámara de Representantes por el estado de Missouri y del movimiento ultraconservador Tea Party, reiteró que las repercusiones por sus declaraciones de que los cuerpos de las mujeres evitan naturalmente el embarazo en casos de «violaciones reales» fueron «desproporcionadas».

Pero la obstinación de Akin sólo logró aumentar las presiones en su contra, ya que el Partido Republicano anunció que privará al político de 5 millones de dólares que tenía previsto gastar en su campaña.

«Como dije ayer, los comentarios de Todd Akin fueron ofensivos y equivocados», señaló ayer el aspirante presidencial republicano y exgobernador de Massachusetts, quien llamó al congresista a escuchar a sus correligionarios de Missouri «aceptar su consejo y abandonar la carrera senatorial». Akin lo desoyó.

El escándalo explotó el domingo cuando Akin dijo al canal de TV KTVI que «es muy raro» que una mujer quede embarazada tras un abuso, pues «si es una violación real, el cuerpo femenino tiene formas de evitarlo». El lunes reconoció como un «error» sus palabras. Los demócratas tampoco dejaron pasar la oportunidad. Obama calificó las declaraciones de Akin como «ofensivas», y Claire McCaskill, la senadora demócrata a quien el republicano pretende derrotar, en declaraciones a la cadena MSNBC, demandó a su rival un pedido público de disculpas.

En este marco, el Partido Republicano no se muestra dispuesto a desmarcarse de sus posiciones más duras en temas conflictivos como el aborto. Una comisión de 110 miembros del partido conservador concluyó que bajo una eventual presidencia de Romney se prohibirán todos los abortos y se otorgarán a los fetos protecciones constitucionales. Ello será oficializado en la convención de Tampa (Florida) prevista del 27 al 30 de agosto, Sin embargo, el portavoz del virtual candidato republicano a la presidencia aseguró el lunes que el exgobernador de Massachusetts (noreste), de llegar a la Casa Blanca, no se opondría a los abortos en caso de violación.

En Estados Unidos, el aborto es legal desde el fallo de la Corte Suprema en el caso «Roe contra Wade» de 1973.

Agencias AFP, Reuters y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario