Peña le explicó al Senado cómo será la Argentina después de las elecciones

Edición Impresa

El jefe de Gabinete dio su primer informe del año en esa cámara y respondió preguntas durante cinco horas . Condena a Venezuela y pedido de solidaridad. Los consejos pre PASO de líder justicialista, Pichetto.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña dio ayer su primer informe del año en el Senado con una extraña estrategia duranbarbista: contó el panorama futuro que plantea Cambiemos sobre la situación de la Argentina post elecciones -tras haberse insertado al mundo- para luego regresar a la actualidad y marcar la crisis política y social de Venezuela, donde exigió mostrar la "solidaridad" que tuvo ese país en momentos "dictatoriales". Tras escuchar cuestionamientos de la oposición, el funcionario disertó sobre economía y otras cuestiones y al final de las cinco horas de exposición recibió consejos del líder del PJ, Miguel Pichetto. Veamos:

• Peña explicó que "lo primero" que hizo el Gobierno fue "construir confianza y enviar un mensaje de deseo de protagonismo", para pasar a un panorama de "inserción internacional lo más estable posible" en el mediano plazo y "evitando extremos".

Impuso la necesidad de reforzar la relación con Brasil, "socio estratégico y hermano" para "superar barreras y desconfianzas que existen" y sumar después la agenda bioceánica a largo plazo que se plantea con Chile y la Alianza del Pacífico, más los contactos con la Unión Europea, Oriente y Asia. También recordó que desde que asumió, Macri se juntó con 50 mandatarios, 19 de ellos en la Argentina.

Por último, Peña destacó el cónclave de la Organización Mundial de Comercio de diciembre próximo y el G-20 de 2018, con la Argentina como anfitrión.

• "En Venezuela hay claramente una alta irregularidad institucional y violación de derechos humanos. Existe una enorme conflictividad, con muertes y situaciones repudiables, con denuncias sobre grupos parapoliciales muy fundamentadas. Hablé hace un rato con Julio Borges (legislador opositor y presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela) sobre la enorme preocupación que hay, y traslado el pedido a esta cámara para que tengamos la solidaridad que tuvo Venezuela en momentos dictatoriales", disparó Peña sobre el país sudamericano. Antes de las críticas opositoras sobre la situación económica, el funcionario aseguró que hay más de u$s 50.000 millones de inversiones anunciadas, y más del 60% de esa cifra es del exterior.

• Tras un ramillete de cuestionamientos, Peña ratificó que el país crecerá este año y que la inflación no superará el 17%. Además reiteró la independencia del Banco Central y un tipo de cambio flotante. No obstante, dejó en claro que el "mayor desafío" para el Gobierno es "bajar el déficit", pero que no se puede de un día para otro "en perjuicio de los argentinos". Para el jefe de Gabinete, habrá que tener este año un "enorme cuidado" en las correcciones tarifarias y dejar de ser el "tercer país más cerrado del mundo". Seguido a ello, descartó una avalancha de las importaciones.

• *Los últimos dos discursos de los legisladores fueron de los jefes del FpV (Pichetto) y del de Cambiemos, Ángel Rozas. El rionegrino y delegado premium de gobernadores PJ aportó un mensaje por momentos "friendly", e incluso deslizó consejos de cara a las elecciones. También aportó críticas, en especial, al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

"Es un hábito saludable y positivo que cumpla con la obligación constitucional de asistir al Congreso", aseveró Pichetto, y agregó: "Entramos en un sendero electoral, el gobierno ya tiene su estrategia y creemos que puede ser inteligente la confrontación con el pasado, pero creo que está haciendo falta, en aras de las diferencias que la Argentina tuvo, que el gobierno empiece a pensar en una propuesta más ligada a la unidad nacional".

Pichetto puso la lupa en la "visión de apertura indiscriminada". En ese sentido, detalló: "Eso no quiere decir que no esté de acuerdo con un capitalismo moderno que integre al país. Han habido esfuerzos del presidente y la vice, que han viajado mucho, al igual que la canciller, y hay que trabajar más fuerte con las embajadas".

Por otra parte, el rionegrino focalizó la atención en "países importantes que empiezan a cuidar industrias -a diferencia del panorama mundial de fines 2015- y a defender el empleo local", y criticó las noticias relacionadas con la llegada de casas prefabricadas de China, el ingreso de carne porcina de Dinamarca y varios campos industriales.

El último cartucho lo guardó para Sturzenegger. "El Banco Central no es un satélite que gira loco sin ningún tipo de referencia con políticas del Poder Ejecutivo y creemos que falta cierta centralidad. Actúa como presidente del Banco Alemán", sentenció Pichetto, y finalizó: "Hay un mecanismo de negocio financiero que no baja y es preocupante (...) Que la economía se enfríe es peligroso para las posibilidades electorales".

Mariano Casal

Dejá tu comentario