Petróleo lucha en-Fermo

Edición Impresa

 El mercado financiero se integra y refleja las opiniones de infinidad de personas. Por eso, en tanto no sea direccionadas o falaces, aun teniendo ideas propias desde esta columna las aceptamos a todas (incluso lo que dicen "las tripas", en tanto se lo reconozca como tal). Pero el mercado -al menos cuando está funcionando correctamente- es también un sistema de premios y castigos, siendo el periodismo financiero uno de los instrumentos de ese sistema. Ello nos obliga -en nuestra la faz periodística- muchas veces y sin ningún ánimo de mansillar a las personas, a ser duros o sarcásticos con algunas afirmaciones.

Unos días atrás -y aun cuando podamos coincidir con la conclusión final- leímos en un blog publicado por el director de la maestría en finanzas de cierta universidad, una serie de paparruchadas sobre los vaivenes del precio del petróleo que merecen ciertas observaciones.

Dejando de lado afirmaciones como "Rusia que ha visto al rublo colapsar sin piso llegando a depreciarse al 100% anual" (quédese tranquilo, el rublo no desapareció y la devaluación máxima ante el dólar hoy reducida a un 44% no superó 52% en los doce meses al 17/12/14 -inferior a la venezolana o la argentina-; poco si la miramos frente a la devaluación anual de casi el 80 por ciento de abril de 1999), lo que más nos llamó la atención fue la sentencia: "Este formidable e histórico colapso del petróleo", refiriéndose a la caída desde los u$s 107,26 por barril de junio último (mal adjudicados a algún momento posterior al 22 de agosto) a lo que consideraba un piso en torno a los u$s 55 por barril. Si bien bajas del precio del crudo mayores a 53% en períodos de siete meses (tomamos el cierre de ayer cuando el crudo cedió el 5,31% a u$s 49,89 por barril; al momento del blog la baja era del 48,5%) son raras, desde que el embargo de la OPEC liberó el precio del crudo en octubre de 1973 se han dado con una frecuencia cercana a una vez cada cinco años, lo que no las hace formidables ni mucho menos "históricas".

Ojalá como dicen, uno fueses "esclavo de sus palabras". Tal vez algún día el mercado funcione mejor y castigue lo que deba castigar. ¡Listo!, con el 1,86% que perdió ayer al cerrar en 17.501,65 puntos, el Dow demostró que lo que tuvimos fue un anti-rally de Navidad (-2,9%).

Dejá tu comentario