PJ se apropia del triunfo del Frente Cívico en Santiago del Estero

Edición Impresa

Oficialismo provincial fue ganador en renovación de intendencias. Peronismo hizo suya la victoria. El massismo se quedaba con La Banda. Antes de comicios, el gobernador entregó bono a estatales.

El Frente Cívico de Santiago del Estero del gobernador Gerardo Zamora revalidó ayer su fortaleza en la provincia en las elecciones para las intendencias y concejos deliberantes de 26 de los 28 municipios santiagueños, donde obtuvo victorias importantes incluso en la capital provincial, mientras que Cambiemos no hizo pie en su primer test electoral tras los cimbronazos económicos que llevaron al acuerdo con el FMI. El PJ, actor de reparto en esos pagos, buscó apropiarse de la victoria desde comandos nacionales con saludos efusivos al mandatario.

Con una participación del 74% del padrón, las miradas se centraron en la contienda en la capital provincial, donde la candidata oficialista Norma Fuentes retenía al cierre de esta edición la intendencia con más del 60%, frente a la candidata del macrismo Natalia Neme.

En el segundo distrito de relevancia, La Banda, el massimo lograba la reelección del intendente Pablo Mirolo. Álvaro Blanco, del Frente Cívico, se quedaba en el segundo lugar pese al apoyo de la exmandataria Claudia Ledesma Abdala, esposa de Zamora y diputada nacional, quien votó en esa localidad que anoche esperaba a Sergio Massa para celebrar el triunfo de su delfín.

De los otros 24 municipios, el Frente Cívico se que quedaba con la mayoría (entre ellos Pinto, donde venció a Emilio Rached, intendente y referente de la UCR provincial), para marcar la dominación del sello de Zamora, que gobierna la provincia desde 2005, desde que se normalizaron las elecciones tras la intervención federal que puso fin a la era de Carlos Juárez y su esposa Mercedes "Nina" Aragonés. El año pasado, el Frente Cívico obtuvo un arrasador 70% tanto en las legislativas nacionales como en la elección a gobernador. Ahora, el oficialismo tuvo un plus para captar votos, tras la polémica medida del gobernador que dos semanas antes de las elecciones anunció un plus de $5.000 a los estatales como adelanto de un bono de fin de año que se acreditó hace apenas ocho días. Zamora, además, se puso la campaña al hombro y cerró los actos electorales con Fuentes en la capital y con Blanco en La Banda.

Curioso fue el papel del peronismo, que buscó apropiarse de la victoria del Frente Cívico. El restituido presidente del PJ nacional, el sanjuanino José Luis Gioja, felicitó a Zamora por el "contundente triunfo que augura la victoria del peronismo en 2019".

La magra performance de Cambiemos no es novedad. De hecho, Cambiemos obtuvo apenas el 17% y se quedó con el segundo lugar en los dos sufragios de 2017. Esa porción no fue aislada para la alianza amarilla, inclusive le fue mejor al candidato a gobernador Marcelo Lugones en 2017 que al propio Macri en 2015, cuando obtuvo apenas un 14% contra el 63% que consiguió Daniel Scioli -FpV- en la primera vuelta de la presidencial de octubre.

El mandatario, tras emitir su voto, y en tono triunfalista, dijo que el éxito de su partido se debe a que Santiago del Estero "es una provincia con superávit fiscal, con equilibrio y sin deudas", situación que le permite "tomar medidas contracíclicas". "Somos un proyecto político provincial donde ponemos como prioridad la defensa de los intereses de los santiagueños", agregó Zamora.

Dejá tu comentario