“¿Por qué no le preguntan a Capitanich?”

Edición Impresa

La diputada nacional de Cambiemos, Aída Ayala, se presentó ayer ante el Juzgado Federal de Resistencia para informar que solicitó su desafuero a la Cámara baja. Allí reconoció que está "a días de ir presa", aunque insistió en su inocencia.

Ayala está acusada de ser la presunta jefa de una banda dedicada al lavado de activos durante su gestión como intendente de la capital chaqueña, entre 2003 y 2015. Para la Fiscalía, la diputada se asoció con "un grupo de personas destinado a beneficiarse con fondos municipales, a través de la concesión de servicios públicos a un cartel de empresas con un alto índice de sobreprecios".

La mirada de la Justicia está puesta en la contratación en 2014 de PIMP, de recolección de residuos.

Ayer Ayala advirtió que la empresa "sigue trabajando en la Municipalidad, con los mismos camiones, con el mismo contrato, con el mismo sistema". "¿Por qué no le preguntan a (Jorge "Coqui") Capitanich, si viene siendo mi socio?", disparó, en referencia al justicialista exJefe de Gabinete de Cristina de Kirchner y actual intendente de Resistencia.

"Vamos a apelar esta decisión que ha tomado la Justicia Federal", dijo Ayala. La jueza federal Zunilda Niremperger ordenó su desafuero y detención, pero la medida fue revocada por la Cámara de Apelaciones, que le otorgó la eximición de prisión. Sin embargo, la semana pasada la Cámara Federal de Casación Penal revirtió la decisión y confirmó el procesamiento con prisión preventiva.

Dejá tu comentario