Reunión BCRA-UIA: analizan flexibilizar restricciones al pago anticipado de importaciones

Edición Impresa

Pesce almorzó con la cúpula de la entidad fabril tras los reclamos de las empresas. Habrá una serie de encuentros con cámaras sectoriales para acercar posiciones. Buscan evitar stockeo especulativo.

En pleno acercamiento del Gobierno al empresariado con el objetivo de impulsar un acuerdo social y, en particular, en medio de las tensiones por los límites al pago anticipado de importaciones impuestos recientemente por el Banco Central para cortar el drenaje de reservas, Miguel Pesce se reunió ayer con la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA). El impacto de esta medida en el ingreso de insumos fue el eje principal del encuentro, que abrió la puerta a una flexibilización. El presidente de la autoridad monetaria les planteó a sus interlocutores que analiza la posibilidad de remover restricciones siempre y cuando se mantenga el respiro que generó la regulación en la intervención cambiaria oficial y las empresas no aprovechen el acceso al dólar oficial para especular con sobrestockeos. Acordaron crear una mesa de trabajo para avanzar en este y otros temas.

“Fue una buena reunión”, coincidieron fuentes de ambas partes consultadas por Ámbito. Se trató de un almuerzo en la sede de la UIA, que comenzó a las 13:30. Pesce acudió acompañado por su vicepresidente primero, Sergio Woyecheszen. Por la entidad fabril, participaron los vicepresidentes David Uriburu y Guillermo Moretti; el secretario, Miguel Rodríguez; el tesorero, Martín Rapallini; el director ejecutivo, Diego Koatz; y el presidente, Daniel Funes de Rioja, quien horas más tarde se reunió en su calidad de titular de la Copal con el flamante secretario de Comercio, Roberto Feletti, en medio de la puja por el acuerdo de precios que impulsa el Gobierno (ver página 5).

El telón de fondo del encuentro fue el reclamo por parte de algunas empresas sobre las dificultades para acceder a insumos del exterior que habría generado la última regulación del BCRA. El martes 5 de octubre, la autoridad monetaria decidió limitar hasta fin de mes el pago anticipado de importaciones, un mecanismo que se había disparado en los últimos meses y había contribuido a una mayor salida de divisas en septiembre. Como suele ocurrir en momentos de presión sobre la brecha cambiaria, algunos importadores especulan y cancelan por adelantado el grueso de sus compras al exterior para garantizarse un dólar más barato del que esperan conseguir más adelante en caso de que hubiera una devaluación (algo que el Gobierno descarta). Esas prácticas hicieron que el mes pasado se pagaran u$s400 millones más que las importaciones efectivamente ingresadas al país.

La medida, que a fin de mes el BCRA deberá definir si extiende o discontinúa, torció la tendencia y permitió un rebote de las reservas netas. El Central pasó de vender en el mercado mayorista un promedio de u$s97 millones diarios en las cinco ruedas previas a comprar u$s100 millones por días en las cinco jornadas posteriores. Desde entonces, ya compró más de u$s700 millones netos. Esta dinámica positiva, en un mes de estacionalidad desfavorable, es la que ahora abre la puerta a una posible flexibilización de los controles que impiden realizar un pago adelantado de una porción de la mercadería, lo que –según los empresarios- muchas veces es un requisito para garantizar que los proveedores del exterior envíen sus productos.

En la reunión, se conversó sobre este punto. El titular del BCRA dijo que el compromiso del Gobierno es “priorizar el uso de las divisas para sostener el proceso de recuperación y crecimiento económico”. Desde la autoridad monetaria, explicaron que la intención es corregir los obstáculos que puedan afectar al sector productivo “sin alterar el propósito de garantizar la estabilidad del mercado de cambios”.

En ese sentido, Pesce les dijo a los industriales que en la medida que las compañías mantengan “prácticas comerciales habituales se seguirá en el camino de remover regulaciones”, como las dispuestas para favorecer inversiones destinadas a generar exportaciones o la libre disponibilidad de divisas de entre 5% y 15% de las ventas incrementales. En concreto, según pudo reconstruir este diario, el funcionario les dijo que la idea es garantizar que no haya un “stockeo” que afecte a las reservas con importaciones muy superiores a las que las firmas necesitan para producir.

Uno de los empresarios presentes en el almuerzo, que definió la reunión como “excelente”, le dijo a Ámbito que les pidieron a las autoridades que liberen la mercadería ingresada y que se revisen las trabas al pago anticipado para acceder a insumos y bienes de capital. El industrial reconoció que “existen especuladores” que pagan de antemano el 100% de las compras para asegurarse el precio del dólar y aseguró que la intención es trabajar con el BCRA para encontrar mecanismos que permitan cuidar las reservas al tiempo que se remuevan restricciones.

En el encuentro, según informó la UIA, se acordó “generar un espacio que aborde las problemáticas en las diferentes cadenas de valor”. Al respecto, fuentes del BCRA le dijeron a este medio que mantendrán una serie de reuniones con cámaras sectoriales, como ADIMRA (metalúrgica), AFAC (autopartes), UIPBA (industriales bonaerenses), ENAC (pymes).

Exportación y crédito

El Central informó que, en el encuentro de ayer, Pesce también “sintetizó las políticas para sostener la actividad de las empresas tomadas en el marco de la emergencia sanitaria por el covid y el trabajo realizado por el BCRA para lograr la inclusión financieras de las pymes y poner a disposición líneas de crédito para la inversión y el capital de trabajo”.

Además, el presidente del Central insistió en “la necesidad de pegar un salto exportador para superar las restricciones en la balanza de pagos”. En esa línea, las fuentes señalaron que se acordó trabajar en conjunto para alcanzar la meta de exportación de u$s90.000 millones -que Pesce plantea desde hace tiempo como vía para resolver las tensiones en el frente externo- y desarrollar el mercado de capitales para canalizar el ahorro interno hacia la actividad productiva.

Dejá tu comentario