Rigolleau: mejor en el corto; en el largo no

Edición Impresa

Objeto social: Industria del vidrio.

En 1882, el francés Leon Fourvel Rigolleau fundó la sociedad para proveer de envases de vidrio a los fabricantes de tintas. Veinte años más tarde importa al país la primer maquina automática para la fabricación de botellas de vidrio (rubro en que terminará abasteciendo a empresas alimenticias, de bebidas, medicamentos, cosmética y perfumería), alzando a producir unas 2.000 botellas diarias y la sociedad adopta su actual nombre "Cristalerias Rigolleau SA" trasladándose del centro de la Capital a Berazategui en 1906 (acompañando a uno de sus principales clientes, la Cervecería Quilmes). En 1945 la empresa comienza a incursionar en la fabricación de artículos de mesa (primero vasos, copas y jarras y luego vajillas) y la marca se populariza.



En 1961 los herederos de fundador venden la empresa a capitales norteamericanos, que a su vez traspasaron el 73,96% del capital a los actuales controlantes: Industrias Integrales de Vidrio SA (familia Cattorini). En 1967 se instala el horno 31 (la obra más grande hasta entonces) y para 1970 se alcanzan a producir unas 500 millones de botellas anuales agregando la producción de tubos para luz fluorescente y bombillas para lámparas incandescentes. En 1995 la sociedad inaugura el horno N° 6 y alcanza a producir unas 650 toneladas de vidrio diario. En 2012 con la inversión de u$s38 millones en la instalación del Horno N° 7 (sumando unas 300 t de vidrio diario) supera las 86.000 t año. Tras esta introducción a su historia, los números: En estos seis meses

tuvo ventas por $978,8 millones, logró un bruto de $257,6 millones (+10%), un operativo de $160,9 millones (+13%) quedando merced al achique de su carga financiera (-47%) con un neto de $71.018.033. En dólares libres, 111% más que en 2017 pero 46% abajo del promedio 2012/16.


Dejá tu comentario