Scioli lanzó campaña en terreno difícil junto a Aníbal y Hugo Curto

Edición Impresa

   Daniel Scioli se mostró ayer junto a Aníbal Fernández, postulante de su partido a la Gobernación bonaerense, en el primer acto de campaña tras las elecciones primarias en las que el kirchnerismo se impuso en el distrito. En el acto, realizado en el municipio de Tres de Febrero, también estuvieron el intendente anfitrión, Hugo Curto; el compañero de fórmula de Scioli, Carlos Zannini; y el secretario y primer candidato en la lista de diputados nacionales bonaerenses, Eduardo de Pedro.

Los candidatos eligieron Tres de Febrero para relanzar la campaña porque es un distrito en el cual el intendente local tuvo una difícil victoria en el nivel comunal el domingo ante el PRO, por apenas un punto.
El motivo fue el egreso de 160 agentes de la Escuela de Policías de 3 de Febrero, donde Scioli afirmó que "el país está mirando esta experiencia" ya que "la Policía Local es una realidad, un logro para la provincia y un proyecto para el país".

Ante los flamantes cadetes, Scioli les pidió "el mayor compromiso, acción, en especial cuando se trata de la lucha contra esas organizaciones criminales del narcotráfico para desarmar a los delincuentes e intensificar lo que hace a la presencia preventiva".

También participaron del acto Gabriel Mariotto, Alejandro Granados y el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis.

Scioli
destacó que su gestión como gobernador de la provincia de Buenos Aires finalizará con 95 mil policías y añadió que "no hay soluciones mágicas" para la lucha contra el delito urbano, tras entregar 10 unidades móviles.

"La decisión política tiene que estar acompañada de la inversión, que ha aumentado este año 66 por ciento en materia de seguridad ciudadana", destacó el mandatario provincial. A cinco meses de su lanzamiento, la Policía de Prevención Local opera en 31 municipios y forman parte de ella unos 6 mil efectivos.

Fernández se refirió ayer a las primarias provinciales y dio por superado el conflicto que mantuvo con sus rivales internos Julián Domínguez y Fernando Espinoza, a quienes definió como "amigos" suyos "desde hace muchos años".

"Con Fernando y con Julián somos amigos desde hace muchos años; el caballo, cuando llega a la meta, se relaja", fue la metáfora que empleó Fernández para desdramatizar la pelea con sus rivales internos. "Ya terminó la carrera, no hay nada por qué seguir tironeando, y ha llegado el momento de juntarse. Las internas hicieron que cada uno se posicione desde un espacio político y desde allí defina cuáles son sus virtudes y, a lo mejor, marque los defectos de los otros. No digo que sea bueno o malo, pero es lo que sucede", afirmó el funcionario.

Sobre el encuentro del lunes en su despacho con Domínguez y Espinoza, explicó: "Los invité a tomar un café, aunque más no sea para charlar de cosas de trazo grueso, y empezar a hacer cosas juntos, ya que los dos seguramente tienen interés en participar del triunfo del Frente para la Victoria".

Además, sostuvo que mantuvieron "una charla distendida, sin ningún tipo de cosas de por medio", ya que "la vocación es hacer una raya y empezar de vuelta, no mirar para atrás; si uno estuvo mal, pedirá las disculpas del caso, y se seguirá adelante".

Sobre las elecciones presidenciales, no descartó la intención del kirchnerismo de acordar con el delasotismo en busca de los votos que le faltan a Scioli para superar el 40 por ciento, y lograr la posibilidad del triunfo en primera vuelta.

Al respecto, confirmó que la jefa de Estado se comunicó con el gobernador electo cordobés, Juan Schiaretti, y destacó que el mandatario mediterráneo "tiene más afinidad con nosotros que con el grupo de Massa". Descartó también la posibilidad de que el candidato a gobernador por UNA, Felipe Solá, decida bajar su candidatura para favorecer a María Eugenia Vidal, del frente Cambiemos.

Dejá tu comentario